Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con 11 gobernadores a favor, avanza el blanqueo de capitales

La megapropuesta, que incluye el pago de los juicios a jubilados y la venta de acciones de la ANSeS, logró el respaldo peronista por ratificar la devolución del 15% de coparticipación

La sintonía con los gobernadores le sigue dando buenas noticias a la Casa Rosada. Hasta anoche, ya eran once los mandatarios provinciales que respaldaron públicamente el mega proyecto de ley que discutirá el Congreso en las próximas semanas y que incluye el pago de juicios a jubilados, una pensión a adultos mayores, el blanqueo de capitales y la luz verde al Estado para que pueda vender las acciones de empresas privadas en poder de la Anses. Ese número no es menor: muchos de esos mandatarios son el reaseguro para el paso de la iniciativa por el Senado.

Los peronistas Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan), Mario Das Neves (Chubut), Domingo Peppo (Chaco), Juan Schiaretti (Córdoba), Hugo Passalaqua (Misiones), Sergio Casas (La Rioja) y Gustavo Bordet (Entre Ríos), junto a los radicales Ricardo Colombi (Corrientes) y Alfredo Cornejo (Mendoza), además de la macrista María Eugenia Vidal (Buenos Aires), apoyaron públicamente el texto que la Casa Rosada tituló Programa Nacional de Reparación Histórica a Jubilados y Pensionados.

Esos respaldos, especialmente los de los peronistas, tienen que ver sobre todo con un punto del mega proyecto: el que ratifica el acuerdo entre la Nación y las provincias para devolverles a los distritos el 15% de los fondos coparticipables, que desde hace 25 años le ceden a la Anses.

Con esos apoyos, el oficialismo siente que el camino en el Senado adonde es franca minoría está allanado. Y es que, además de los gobernadores, el Gobierno también festejó las palabras elogiosas del jefe del bloque mayoritario en esa Cámara, el rionegrino Miguel Pichetto, a la iniciativa. “El blanqueo es una herramienta muy interesante al igual que el pago de la deuda a los jubilados. Ambas son iniciativas para apoyar”, dijo en declaraciones televisivas el lunes.

Todos los respaldos de los mandatarios oficiales fueron, como siempre, difundidos por el Ministerio del Interior, que conduce Rogelio Frigerio. El ministro dedicó la última semana a encolumnar a los gobernadores detrás de la iniciativa.

El cordobés Schiaretti festejó “la decisión tomada por el Gobierno” de “cumplir con la vieja deuda que la Nación mantiene con los jubilados”, pero también advirtió: “Se debe prever que a futuro se envíen los fondos a las provincias que mantienen la administración de sus cajas, poniéndolas en igualdad de condiciones con las que las transfirieron a la Nación”.

Y el riojano Casas adelantó: “Vamos a apoyar todo lo que signifique mejorar la calidad de vida de los argentinos, especialmente si se trata de nuestros abuelos, de la tercera edad”.

Pero además, los gobernadores esperan con expectativa saber si recibirán algo de lo que el Gobierno consiga a través del blanqueo. “Tenemos que ver también lo referido al financiamiento y a los recursos, vamos a opinar cuando accedamos al texto del Poder Ejecutivo. Allí sabremos si será coparticipable en alguna parte”, señaló al respecto el entrerriano Bordet.

Los mandatarios provinciales expresaron su respaldo aun antes de conocer la letra chica del mega proyecto que anoche ingresó formalmente al Congreso. El Gobierno dudó hasta última hora sobre a qué Cámara enviaría la iniciativa. En principio, desde su anuncio, tanto el presidente Mauricio Macri como miembros del Gabinete y referentes legislativos de Cambiemos daban por hecho que el texto comenzaría su trámite en Diputados. Ayer por la tarde, sin embargo, la Casa Rosada parecía decidir un volantazo y les avisó a sus legisladores que la discusión arrancaría en el Senado, un escenario más favorable. Finalmente, entrada la noche, cambió el rumbo: el proyecto empezará a tratarse en Diputados.

La decisión no fue optativa: como la iniciativa incluye una modificación clave en el Impuesto a los Bienes Personales, que propone ir reduciendo progresivamente hasta su eliminación definitiva en 2019.