Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cómo queda el directorio del Central tras la salida del antepenúltimo K

Tras la remoción de Juan Miguel Cuattromo, sólo quedan dos funcionarios kirchneristas en la mesa chica de la entindad. Quién es quién en la nueva configuración.

Cómo queda el directorio del Central tras la salida del antepenúltimo K

El Banco Central está gobernado por un directorio compuesto por un presidente (Sturzzenegger), un vicepresidente y ocho directores. Tras la remoción de Juan Miguel Cuattromo de ayer, sólo quedan dos funcionarios kirchneristas en la mesa chica de la entindad; uno de ellos es el exvicepresidente del Central Pedro Biscay, puesto allí por el extitular de la entidad Alejandro Vanoli; y el otro, Germán Feldman, quien respondía a Axel Kicillof.

Otros cinco ingresaron en diciembre con el cambio de gestión y, ahora, quedaría completar la banca del reciente desplazado Cuattromo.

El perfil de los dos directores Kirchneristas

Germán Feldman tiene mandato aprobado por el Senado hasta 2019. En el mundo bancario es conocido por ser uno de los impulsores de las polémicas multas financieras de los años del llamado 'cepo cambiario'. 

Entre éstas, se destaca la multa de $ 180 millones al Banco de Valores por operaciones relacionadas con el ‘Contado con liqui’ y que luego la Cámara Federal de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo revocó porque, si bien habría mediado una infracción, el monto de las sumas impuestas fue considerada desproporcional.

También estuvo a cargo de las multas al Banco Ciudad, que en el ambiente había sido considerada como un ataque al macrismo.

Antes se desempeñó y asesor de la Subsecretaría de Programación Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas de la Nación. Es economista por la UBA, Magíster en Economía por la Universidad de San Andrés y Doctor en Economía por la Universidad Goethe de Frankfurt.

Pedro Biscay, también famoso por haber encabezado durante el período del cepo los operativos en la City porteña, fue uno de los que se enfrentó con Sturzenegger porque no quería subir las tasas de interés para frenar el dólar. 

Previamente se desempeñó como asesor legal de Vanoli, cuando éste era Presidente de la CNV.

Además, fue Coordinador de Fraudes Económicos y Bancarios de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), Subdirector del Centro de Políticas Públicas para el Socialismo y Director del Centro de Investigación y Prevención de la Criminalidad Económica CIPCE.

El perfil de directores que ingresaron con Macri

Fabián Zampone es un abogado cercano a Macri, que trabajó previamente como Procurador Adjunto en la Procuración de la Ciudad de Buenos Aires y, a su vez, fue directivo de Boca Juniors. Zampone también es profesor de Derecho Comercial en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

Demian Reidel viene de instituciones de la banca privada como JP Morgan, Goldman Sachs y QFR, financiera basada en Nueva York, de la que es cofundador.

En el área académica, fue profesor de posgrados en finanzas de la Universidad Di Tella. Es Licenciado en Física por el Instituto Balseiro, Máster en Matemática Financiera por la Universidad de Chicago y Doctor en Economía por la Universidad de Harvard.

Pablo Curat era uno de los candidatos para integrar el directorio del BCRA en tiempos de Prat-Gay y contaba con el apoyo Javier González Fraga, aunque finalmente quedó como asesor de la banca central y de la de la Comisión de Finanzas de la Cámara de Diputados de la Nación.

Es economista por la UBA con estadías en Harvard y MIT. Fue consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Banco Mundial. También es Socio fundador de Curat, Martínez Larrea & Asociados.

Francisco Gismondi fue colaborador directo de Sturzenegger durante su paso por el Banco Ciudad. Ingresó al Banco Central por concurso en el año 1996 y hasta 2010 tuvo a su cargo diversas áreas, tanto en la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias como en el Banco Central.

Horacio Tomás Liendo es abogado de la UBA, especialista en derecho bancario y administrativo. Inició su carrera profesional en el estudio Marval, O'Farrell & Mairal, y luego trabajó como abogado interno de entidades financieras. Cuenta con un Máster en la Universidad de Georgetown.

Su padre fue el responsable del andamiaje jurídico de las medidas económicas de Cavallo, formó parte de la mesa de cinco funcionarios que elaboró el régimen de Convertibilidad y fue uno de los encargados de la negociación con el Comité de Bancos Acreedores que desembocó en la renegociación de la deuda conocida como “Plan Brady”, en 1993.

El vicepresidente es Lucas Llach, economista egresado de la Di Tella, con un doctorado en historia en Harvard. Su principal área de investigación es la historia económica argentina. Fue Director del Departamento de Historia y de la Maestría en Políticas Públicas en la Universidad Di Tella.

Entre sus libros se destacan “El ciclo de la ilusión y el desencanto: un siglo de políticas económicas argentinas” y “Entre la equidad y el crecimiento”, ambos escritos junto a Pablo Gerchunoff.

Es hijo del sociólogo, economista y ex ministro de Educación Juan Llach.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Chris MB
Chris MB 24/09/2016 03:14:50

No se trata de un bien de familia así que el CV del padre carece de relevancia.

Javier Armendariz
Javier Armendariz 24/09/2016 10:01:47

Reidel es Licenciado en Física por el Instituto Balseiro, Máster en Matemática Financiera por la Universidad de Chicago y Doctor en Economía por la Universidad de Harvard. UN ANIMALITO DE DIOS!!

Carlos Q
Carlos Q 24/09/2016 09:05:43

Patéticos, los directores K relacionados al control de "criminalidad económica", se ve que tenían todo "controlado". Sólo fueron inquisidores del cepo.