Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cómo combinar honorarios, salarios y bonus a directores para reducir la carga impositiva

La alternativa para remunerar al directorio de una sociedad anónima, especialmente cuando los directores además son socios, o a los socios gerentes de la SRL, reduciendo la carga impositiva, es hacer un mix de honorarios al directorio votados por la Asamblea, con salario en relación de dependencia al director y un bonus anual en el mismo carácter de empleado.

La remuneración por vía de honorarios al directorio tiene el tope del 25% de la utilidad contable. Es la mejor alternativa en contextos razonables, pero en momentos en que las utilidades de las compañías se achican, ese tope acorta las posibilidades de una buena remuneración. Desde el punto de vista fiscal, en cabeza del director va a ser ganancia y en la de la empresa será deducible del impuesto.

La segunda alternativa es que la empresa incorpore al director en la nómina del personal en relación de dependencia. Se le asigna un honorario al directorio, y por otro lado, un sueldo por relación de dependencia.

El tercer mecanismo es complementar la remuneración por relación de dependencia asignándole un bono anual como a cualquier otro empleado de la nómina.

Y el cuarto mecanismo es votar dividendos al director. Desde que se gravaron los dividendos, fueron muy pocas las compañías que lo utilizaron porque, de tener una alícuota efectiva de Impuesto a las Ganancias de 35%, se pasó a 41,5%.

En general, lo que se utiliza es un buen mix de los primeros tres, dijo Alberto Mastandrea, de BDO Argentina.

¿Qué pasa con las sociedades que votan honorarios al directorio por encima del 25%? En primer lugar, la sociedad ya no podrá deducir el monto que supera el tope, mientras que el director por esa parte del honorario va a tributar el IVA. "Muchas veces el director no lo sabe y se está generando una contingencia en su contra", explicó Mastandrea.

Para la AFIP ese monto en exceso está gravado con IVA porque hace una interpretación literal de la ley del impuesto que dice que está exento el honorario al directorio. Pero el monto que excede el 25% se denomina "honorarios técnicos administrativos". La discusión está en la Justicia, pero no llegó a la Corte, y hay fallos de Cámara a favor y en contra del fisco.

Por este motivo, cuando no alcanza el 25% de la utilidad para cubrir la remuneración definida para el director, se presenta la necesidad de incorporar al director en la nómina de personal. En este caso, el director tendrá el mismo tratamiento que cualquier otra persona de la compañía, por ejemplo el titular de una gerencia.

El director, por cumplir este rol, cotiza al sistema de la seguridad social como trabajador autónomo, por lo que al incluirlo en la nómina de personal, ya no hay obligación de cotizar como empleado en el sistema de jubilaciones de quienes están en relación de dependencia. Esta posibilidad es sólo optativa. sea que la compañía no tiene que pagar cargas sociales ni descontar aportes al director.

En el único caso en que conviene optar por el régimen general de la seguridad social es cuando al director le faltan 10 años o menos hasta la fecha de retiro, porque así hace la base para su jubilación futura. El retiro como autónomo es de alrededor de $ 7000 mientras que los trabajadores que se jubila desde relación de dependencia tienen un tope de $ 35.000 mensuales de remuneración pasiva.

En relación al bonus anual, sólo se puede otorgar si el director está en la nómina. El bonus va a ser deducible en la empresa al 35% pero estará gravado en cabeza del director. El beneficio aparece al calzar la deducción en cabeza de la sociedad con la obligación de pago en cabeza de la persona física.

 Con el cierre a diciembre, la empresa paga mensualmente el salario y le deduce a la persona el Impuesto a las Ganancias. Se está pagando mensualmente para tener el ahorro recién en mayo del año siguiente. Lo conveniente es entonces que el salario no sea suficientemente importante para no tener que estar pagando mensualmente el Impuesto a las Ganancias y después complementar con un bonus, por ejemplo en el mes de abril, dijo Mastandrea, y agregó que las gratificaciones a los empleados se pueden dar antes del vencimiento de la presentación de la declaración jurada de la persona jurídica y se permite deducir en esa declaración jurada. A partir de ese momento, la firma comienza a retener mes por mes Impuesto a las Ganancias al director, ya que al ser un concepto no habitual se puede diferir hasta el último día del año de la persona física. O sea que la empresa por ese bonus va a tener el ahorro en mayo y el director va a pagar Ganancias desde abril hasta diciembre, lo que es un beneficio financiero. Pero no se puede ser irrazonable: pagar un salario menor al mínimo no imponible de Ganancias y después asignar al director un bono de $ 500.000, por ejemplo. Si se respetan valores de mercados, el director accionista no va a tener porqué ser objetado por la AFIP, enfatizó Mastandrea.
En cuanto a los adelantos al directorio, cuando al final del ejercicio la utilidad no fue suficiente. Las sociedades anónimas estarían generando intereses presuntos por esa suma en exceso. Y sobre ese interés presunto tributarán el 35%. Si es una SRL no hay intereses presuntos; el esquema de retiros a cuenta es mucho más permisivo.