Combatir el hambre es la prioridad excluyente de la gestión de Alberto

El plan será implementado en forma urgente, para lo que ya hubo encuentros con empresarios nucleados en Copal. En el país hay 15 millones de personas que sufren de inseguridad alimentaria.

Si hubo un tema que atravesó todo el discurso presidencial en el Congreso fue la necesidad de abordar en forma inmediata el problema del hambre en el país. "Debemos comenzar por los últimos para llegar a todos", fue la frase que eligió Alberto Fernández para insistir en poner en marcha el Plan Integral Argentina contra el Hambre.

En su discurso ante la Asamblea Legislativa, el mandatario definió como "prioridad urgentísima" la atención a los 15 millones de personas que padecen inseguridad alimentaria. Es lo que en la calle y sin eufemismos, sencillamente se denomina hambre.

Por si alguien no lo recordaba Fernández señaló que el 40% de pobreza se traduce en que "uno de cada dos niños y niñas es pobre" en el país.

Frente a eso insistió: "Necesitamos que toda la Argentina unida le ponga un freno a esta catástrofe social". Y avanzó aún más, ya que "sin pan, no hay presente ni futuro. Sin pan, la vida sólo se padece. Sin pan, no hay democracia ni libertad".

Al respecto, el Presidente dijo que quisiera que sean recordados "por haber sido capaces de superar la herida del hambre en la Argentina, que es un insulto a nuestro proyecto colectivo de vida en común".

Con este panorama, se entiende que la primera medida que tomará el nuevo gobierno es el lanzamiento del Plan Integral Argentina contra el Hambre", que comandará el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, para "comenzar la acción que ponga fin a este presente penoso", precisó Fernández.

En una crítica explícita a la política de la última administración, el Presidente recordó que "la pobreza actual está en los valores más altos desde 2008". Y enfatizó: "Retrocedimos más de diez años en la lucha por reducir la pobreza".

El plan contra el hambre prevé la entrega de una tarjeta de alimentos a los sectores más empobrecidos de la sociedad. En diálogo con El Cronista, días pasados el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, explicó que "de los ocho millones de personas que necesitan asistencia alimentaria, más de 20% son madres con hijos menores de 6 años" y aclaró que éste será el foco principal.

Además, el plan se propone mejorar la alimentación y la nutrición, orientando a los beneficiarios en la compra, a favor de una dieta balanceada entre hidratos de carbono, lácteos, carnes, frutas y verduras.

El plan será implementado en forma inminente, y para ello ya hubo algunos encuentros con empresarios nucleados en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal).

La idea del equipo que acompaña a Fernández fue trabajar y definir los detalles del programa durante la transición post electoral para poder lanzarlo ni bien asumieran. "No podíamos esperar hasta marzo", señaló Arroyo, indicando la urgencia en atender este flagelo.

Tags relacionados

Más de Economía y Política