Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ciudad: PRO y UNEN votaron un tope y el ABL subirá en 2015 hasta 30%

La iniciativa impulsada por el macrismo pretende reducir el impacto del tributo en los bolsillos de los contribuyentes durante el año próximo, de cara a la campaña electoral

Con los votos del PRO y Unen, la Legislatura porteña aprobó ayer un paquete de leyes económicas entre la que se destaca un tope a la tasa del Impuesto Inmobiliario que los vecinos pagan con la factura de Alumbrado Barrido y Limpieza (ABL) para 2015. Según la ley votada ayer, que lleva la firma de los diputados porteños del PRO Cristian Ritondo y Alejandro García, el aumento de ese tributo no podrá superar el 30% el año próximo.
La iniciativa pone así un freno a los aumentos automáticos del ABL que se vienen registrando tras la sanción de una norma que rige desde 2011 y que se aplica todos los años teniendo en cuenta la valuación fiscal de las propiedades.
Este año, el incremento del ABL tuvo un techo del 40% para las propiedades más caras. O sea las que, según la leyes 4039 y 4040, tienen un valor fiscal superior a los $ 300.000. En tanto, para los inmuebles con precios de entre $150.000 y $ 300.000 la suba llegó hasta el 20%. En el caso de los que no superen los
$ 150.000, fue menor al 20%.
“En una economía con indicadores más críticos, como la actual, nos parece prudente continuar disminuyendo coyunturalmente el ritmo de aplicación plena de los efectos de la reforma valuatoria”, dijo García.
El proyecto tiene un sólo artículo en el cual se pide fijar “transitoriamente” un tope de aumento del 30% “para el ejercicio fiscal 2015, respecto de lo determinado en el periodo fiscal anterior, para los tributos que recaen sobre los inmuebles radicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.
La iniciativa sostiene que el nuevo marco regulatorio “tiene entre sus objetivos recuperar la incidencia de los impuestos inmobiliarios en el total de los recursos propios”. Pero aclara que “aún cuando resta completar la aplicación plena de los efectos de la actualización del valor de la propiedades en el impuesto, debemos destacar que se ha registrado un nivel de cumplimiento elevado por parte de los contribuyentes, la reducción de la morosidad tanto de los pagos en término o adelantados, como de la regularización de deudas a través de los planes de facilidades vigentes”.
Por estos motivos los legisladores que firman la iniciativa consideran “prudente” disminuir coyunturalmente el ritmo de aplicación plena de los efectos de la Ley 4040, “para acompañar los esfuerzos de los vecinos que cumplen con sus obligaciones, sin distorsionar el trabajo técnico sobre las valuaciones”.