Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cinco votos a favor en el FpV y tres ausentes del Frente Renovador

La votación en Diputados de la derogación de La Ley Cerrojo dejó sorpresas, de un lado y del otro. "No me van a hacer ni un pellizcón con la palabra traidor", se defendió el ex gobernador misionero Maurice Closs, hipotético ministro de Turismo del frustrado gobierno de Daniel Scioli. "He acompañado todas y cada una de las cosas que Cristina (Kirchner) me ha pedido, hubo casos en que uno se tapaba la nariz y lo hacía", opinó en Radio la Red. Con Closs, apoyaron la medida enviada por la Casa Rosada, cinco diputados actuales del FpV; sin contar lo exiliados al Bloque Justicialista y uno que desertó a un monobloque (el cordobés Ernesto Bernabey) poco antes de la sesión.


En Misiones, el espacio de Closs se llama Frente Renovador. Casualmente, el massismo tampoco logró uniformidad: Felipe Solá, Héctor Daer y Facundo Moyano quebraron la unanimidad renovadora a la hora de votar el proyecto del oficialismo.


Los tres legisladores, por diferentes motivos, se ausentaron durante la noche del recinto pero se aseguraron de dar quórum, según pactaron con la jefa del bloque, Graciela Camaño, y con el jefe del interbloque UNA, Sergio Massa, para "para no hacer las tres abstenciones evidentes". Según informaron a la agencia Télam fuentes del bloque, "ya estaba arreglada su ausencia porque votar a favor iba en contra de lo que según ellos estaban dispuestos a aceptar".