Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Chicago tomó nota de las inundaciones en Argentina y la soja repuntó 2%

Las inundaciones afectan a la zona núcleo, en particular Santa Fe. La soja y la cuenca láctea complicadas. Reuniones también por incendios

Santa Fe es una de las provincias más afectadas por las tormentas y los ríos siguen creciendo

Santa Fe es una de las provincias más afectadas por las tormentas y los ríos siguen creciendo

Las inundaciones que afectan al centro de Santa Fe y las lluvias que siguen anegando buena parte de la zona núcleo agraria, y complican con fuerza la siembra de la campaña gruesa hicieron ayer que la soja en el mercado de Chicago cortara la racha bajista de las últimas cuatro ruedas y anotara una recuperación de 2% o u$s 7 por tonelada.

Los futuros de la oleaginosa a marzo próximo (el más activo) en el principal mercado global de materias primas terminaron en u$s 373 la tonelada, de la mano de compras de los inversores ante el clima en América del sur. Es que las inundaciones en Argentina están retrasando la siembra de la soja de segunda (y también de maíz), así como complicaron los cultivos de primera y en el mercado comienzan a pensar que será difícil que se cubran las 19,6 millones de hectáreas proyectadas para la oleaginosa de este ciclo. A eso se suma, que si bien el factor de sequía en algunos estados productores de soja en Brasil.

La situación climática local es más que complicada. Las fuertes lluvias que se suceden desde Navidad hasta estos días en la zona del litoral no solo perjudican a la agricultura, sino que volvieron a poner en emergencia a la cuenca láctea santafesina (la misma que sufrió inundaciones en abril/mayo), por lo que en Santa Fe ya declararon la emergencia y/o desastre agropecuario para varios departamentos provinciales. Cálculos preliminares dan cuenta de que este año habrá un déficit de 3 millones de litros de leche ante nuevas pérdidas productivas por el desastre climático.

En el norte de Buenos Aires también hay inundaciones y Entre Ríos tuvo en las últimas horas anegamientos y pérdidas por granizo, sobre todo en el norte provincial.

El ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, convocó para mañana a una reunión de urgencia de la comisión de emergencia agropecuaria provincial, a fin de intentar paliar la situación tanto en los distritos afectados por las inundaciones como en aquellos donde la sequía derivó en pérdidas de producción por escasez de agua o incendios.

También el norte de Río Negro y La Pampa se encontraban con varios focos de incendio, y las autoridades de esas provincias se aprestaban por estas horas a declarar la emergencia. Se estima que más de 800.000 hectáreas están seriamente afectadas por los incendios. Las declaraciones provinciales de emergencia y/o desastre son pasos son clave para que la comisión de emergencia agropecuaria nacional accione tanto prorrogando obligaciones crediticias e impositivas como asistiendo financieramente a los afectados.

La preocupación se profundiza además en que los pronósticos climáticos para las próximas semanas no muestran variaciones. "No está previsto que llueve donde se necesita la lluvia (en el sudeste bonaerense afectado por la sequía ni en las provincias con incendios), ni tampoco que pare de llover en Santa Fe", lamentó el jefe de Gabinete de Agroindustria, Guillermo Bernaudo, ante una consulta de El Cronista.