U$D

LUNES 10/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Cayeron las expectativas de los consumidores en el cierre de 2017

Sufrieron una baja de 4% interanual en diciembre pasado y del 9% contra el mes anterior, según el índice que elabora la consultora de investigación económica Kantar TNS.

Cayeron las expectativas de los consumidores en el cierre de 2017

Las expectativas económicas de los consumidores cayeron 4 puntos porcentuales en diciembre pasado respecto del mismo mes de 2016 y retrocedieron 9 en la comparación con noviembre.
 
Así lo señaló el Indice General de Expectativas Económicas (IGEE) que desde 1982 realiza la consultora de investigación económica Kantar TNS.

El resultado del trabajo de Kantar coincide, aunque con porcentajes distintos, con lo obtenido por el indicador elaborado por la Universidad Torcuato Di Tella, que bajó 15,5% con respecto a noviembre y 2,9% respecto a diciembre de 2016.


 Las expectativas más negativas que en meses anteriores impactaron en la evaluación respecto de la dirección que está  tomando el país, que pasaron de un 51% que consideraba que iba en el camino correcto a un 40%, explica el análisis.
 
De esta forma, la tendencia general retomó la volatilidad que se observó hasta el primer semestre del 2017.
 
“Cada vez que se tratan medidas de impacto económico -como resolución de tarifas, ganancias, la reforma previsional y el paquete económico-, el humor en las expectativas se hace algo más errático, con una incertidumbre pesimista en el comportamiento del consumidor‘, explicó Mercedes Ruiz Barrio, Investigadora Senior de Kantar TNS.
 
El indicador revirtió su tendencia positiva en diciembre, generando una caída interanual de cuatro puntos y un retroceso de nueve puntos al comparar con noviembre pasado, se desprende del análisis.
 
En el estudio que mide la percepción de la población acerca de la situación económica y laboral en el país se destacó que “las expectativas retroceden abruptamente en el cierre del año regresando a los niveles bajos de principio del 2017”.
 
Esto se registró en contraposición a años anteriores donde diciembre es un mes optimista, explicó Ruiz Barrio.
 
Todos los componentes del indicador retrocedieron en diciembre: situación económica-laboral actual y futura en Argentina, ingresos del hogar a mediano plazo y momento para la compra de bienes durables.
 
Pero el impacto de la retracción fue mayor sobre si es un buen momento o no para la compra de bienes durables como, por ejemplo, heladeras, lavarropas o teléfonos.
 
“El año terminó con un índice de expectativas en baja, un pesimismo -referente a la situación laboral y económica del país- sobre el momento actual mayor que la perspectiva respecto al futuro, advirtiendo que no resulta el mejor momento para la compra de bienes durables”, relató la ejecutiva al explicar la opinión de la población.
 
En líneas generales, las evaluaciones se hacen más críticas entre los menores de 25 años del  área del Gran Buenos Aires -que en los de la Capital Federal y el interior del país-, y de los niveles socioeconómicos más bajos.
 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés