Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Caso Nisman: investigan el asesinato de un testigo clave

Se trata del exsargento primero Héctor Osvaldo Goncalvez Pereyra, de 50 años que era el dueño de uno de los teléfonos que se activaron el mediodía del domingo 18 de enero de 2015, cuando aún no se sabía que el exfiscal de la causa AMIA estaba muerto.

Caso Nisman: investigan el asesinato de un testigo clave

Un expolicía que fue testigo en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman y que tenía que declarar en el expediente fue asesinado por piratas del asfalto, que lo atacaron cuando intentaron asaltar un camión que vigilaba.

La víctima es el exsargento primero Héctor Osvaldo Goncalvez Pereyra, de 50 años que era el dueño de uno de los teléfonos que se activaron el mediodía del domingo 18 de enero de 2015, cuando todavía no se sabía que el exfiscal de la causa AMIA estaba muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su departamento.

A Goncalvez Pereyra lo balearon el 8 de septiembre junto a un compañero: el expolicía Diego Ángel Díaz. Un grupo de piratas del asfalto que iba en cuatro autos los sorprendió a la altura del altura del kilómetro 79 del Acceso Oeste, cerca de Luján. Los expolicías eran parte de un operativo de custodia a un camión Scania que llevaba ropa. El ataque se desencadenó cuando los ladrones tomaron de rehenes a dos de los vigiladores y se tirotearon con Goncalvez y Díaz.

Fuentes judiciales descartaron que el robo esté vinculado a la muerte de Nisman. Sin embargo, trascendió que la jueza Fabiana Palmaghini pediría informes de la causa por la muerte de Goncalvez porque había sido citado a declarar en los próximos días para ampliar su declaración.

Goncalvez aparecía en los registros de los entrecruzamientos telefónicos que había ordenado la fiscal jubilada Viviana Fein a la División Fraudes Bancarios de la Policía Federal. Esos reportes mostraron que hubo un intenso cruce de comunicaciones entre Goncalves Pereyra y el sargento primero Luis Ismael Miño, uno de los custodios de Nisman, en los que también aparecería el exespía Antonio Jaime Stiusso.