Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Carter bloqueó a la Dictadura más de u$s 1.000 M en créditos por violar derechos humanos

La información surge de los documentos que desclasificó la administración de Barack Obama, como parte del compromiso que había asumido el mandatario en su visita a la Argentina. Las quejas de empresarios por Yacyretá y la tensión en las relaciones diplomáticas.

por  ESTEFANÍA POZZO

@estipozzo
0
Carter bloqueó a la Dictadura más de u$s 1.000 M en créditos por violar derechos humanos

Entre las más de 1.000 páginas de los documentos entregados por el secretario de Estado norteamericano John Kerry al Gobierno argentino la semana pasada, hay información sobre una serie de préstamos que Estados Unidos bloqueó a la Argentina debido a la sistemática violación a los derechos humanos por parte de la dictadura conducida por Jorge Rafael Videla y la Junta Militar.

El mecanismo a través del cual el Gobierno de Jimmy Carter impulsó el bloqueo de los préstamos fue por la abstención o directamente oposición a la asignación del dinero solicitado por la administración pública o empresas argentinas en los organismos internacionales de crédito, en donde Estados Unidos formaba parte del directorio. Los únicos pedidos que quedaban por fuera de esos bloqueos eran los que afectaban de manera directa el desarrollo humano, como aquellos destinados a la construcción de redes de agua potable.

Según la documentación, serían más de 20 préstamos por un total de más de u$s 1.000 millones, que habían sido pedidos al Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el EximBank, este último dependiente únicamente de la administración norteamericana. También se detallan bloqueos a transacciones militares por alrededor de u$s 170 millones.  

"Desde octubre-diciembre de 1977 votamos 'no' a los préstamos a Argentina en las instituciones financieras internacionales. Cambiamos nuestra posición a la abstención en febrero de 1978 y la hemos mantenido desde entonces, esperando que esto pueda inducir alguna mejora en la situación de los derechos humanos", dice un reporte fechado el 5 de marzo de 1979 firmado por Robert Pastor y dirigido a Zbigniew Brzezinski, ambos asesores del Gobierno de Carter en asuntos de seguridad.

Un documento de agosto de 1978 brinda detalles de los montos bloqueados por Estados Unidos, que el gobierno norteamericano considera "acciones restrictivas" relacionadas con las detenciones, desapariciones, torturas y asesinatos que la dictadura había implementado a partir de marzo de 1976 y que están también detallados a lo largo de los documentos diplomáticos que se difundieron.

"Estados Unidos ha tomado las siguientes acciones restrictivas en respuesta a las violaciones de derechos humanos en Argentina", indica el anexo 3 del informe diplomático de 1978, escrito por Pastor y dirigido también a David Aaron además de Brzezinski.

En el detalle, se apuntan tres abstenciones a préstamos valuados en u$s 265 millones desde junio de 1977 al Banco Mundial, tres votos negativos por u$s 123 millones en el Banco Interamericano de Desarrollo desde octubre de 1977, y abstenciones a pedidos de u$s 33 millones a la Corporación Financiera Internacional (organismo del Banco Mundial orientado a privados) en marzo de 1978. 

Además, analiza particularmente la situación en el EximBank (Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos), ya que, según consta en el reporte, por ley, esa entidad financiera "debe tomar en consideración los derechos humanos para nuevas transacciones".

"Debido a esta legislación, hay once presentaciones de préstamos de Argentina valuados en u$s 683 millones rechazados por el banco", indica el documento. 

Uno de esos once préstamos rechazados había sido presentado por la empresa norteamericana Allis-Chalmers por u$s 270 millones, destinado a la compra de equipamiento para la construcción de la central hidroeléctrica Yacyretá. Este bloqueo motivó la condena de la Cámara Americana de Comercio en la Argentina, que remitió una dura nota firmada por su presidente de entonces, Alexander Perry, al encargado de Asuntos Latinoamericanos del Consejo Nacional de Seguridad, Robert Pastor, para manifestar su disconformidad.

"La Cámara americana de Comercio en la Argentina (...) votó por unanimidad condenar esta decisión. Aparte de este caso, innumerables corporaciones norteamericanas son o serán perjudicadas por esta política en favor de otras empresas de otras nacionalidades", indica la misiva, que además remarca que provocará la pérdida de puestos de trabajo en Estados Unidos y que se producirá una "desaparición irrevocable" de la presencia empresarial estadounidense en la Argentina.  

El proyecto de construcción de la central hidroeléctrica de Yacyretá, compartida con Paraguay, figura en un cable diplimático de 1980 enviado por el secretario de Comercio, Philip M. Klutznick, al vicepresidente y a la plana mayor del Gobierno de Carter. Allí, Klutznick calcula que podría tener un valor para las exportaciones norteamericanas de u$s 830 millones. 

El funcionario norteamericano detalla que empresas japonesas, españolas, alemanas y rusas están interesadas también en formar parte del proyecto, y que desde las tierras conducidas por Leonid Brezhnev tenían altas chances de quedarse con el negocio. 

En relación a la compra de equipamiento militar, un cable de 1977 indica que "nuestro deseo de proveerlo está directamente relacionado a políticas de seguridad interna". "Dada la situación actual en Argentina, es virtualmente imposible para la administración justificar ventas militares", detalla el documento.

Esta posición restrictiva de los Estados Unidos en materia de préstamos financieros, provocó tensiones con los jerarcas de la Junta Militar.

En un telegrama del Departamento de Estado, se reseña una reunión mantenida por el Secretario del Tesoro, Michael Blumenthal, y el ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz, en el año 1977, se detalla una respuesta del funcionario argentino, quien, en tono "defensivo", le pide explicaciones al estadounidense de por qué desde el Gobierno norteamericano no se "preocupaban por los derechos humanos de las víctimas del terrorismo" (sic).

"Las relaciones entre Argentina y Estados Unidos están pasando por una etapa extremadamente difícil", le escribe Brzezinsky al Vicepresidente de los Estados Unidos en septiembre de 1978.

Desde el Museo de la Deuda Externa, que depende de la Facultad de Economía de la Universidad de Buenos Aires, señalaron a CRONISTA.COM que efectivamente la administración de Jimmy Carter puso "ciertas restricciones" al otorgamiento de créditos al gobierno de facto y que además "se subió el interés", sobre todo "en relación a la administración republicana anterior".

Luego, cuando Carter es sucedido por Ronald Reagan, estos "fueron desbloqueados", señalaron.