U$D

MARTES 23/04/2019

Cargill volvió a parar sus plantas y suspendió a su personal hasta fin de mes

Es la segunda vez que la multinacional interrumpe operaciones a raíz de un conflicto gremial desatado por el despido de más de 40 empleados.

En las plantas afectadas trabajan más de 400 empleados.

En las plantas afectadas trabajan más de 400 empleados.

La empresa multinacional cerealera Cargill paralizó hoy y hasta fin de mes sus plantas ubicadas en Villa Gobernador Gálvez (Santa Fe) y en Bahía Blanca, y suspendió a todos sus empleados sin goce de sueldos.

Así lo confirmó el delegado de la comisión interna, Marco Pozzi,  quien contó que "un gerente les leyó un comunicado" a las 6, cuando ingresaba el primer turno de trabajadores, informándoles del "cierre temporal" de la planta.

"Los empleados de la empresa que llegaron esta mañana a la puerta de la planta para iniciar la jornada laboral se vieron impedidos de ingresar. Es un nuevo lock out patronal que busca justificar futuros despidos", señaló el gremialista en declaraciones a la emisora rosarina Radio 2.

La compañía responsabilizó por el cierre a los propios trabajadores que venían manifestándose en contra de los despidos que tuvieron lugar a principio de 2018.

Por su parte, la compañía responsabilizó por el cierre a los propios trabajadores que venían manifestándose en contra de los despidos que tuvieron lugar a principio de 2018.

"Nos vemos obligados a interrumpir las operaciones en las plantas de molienda de Villa Gobernador Gálvez y Bahía Blanca desde el 19 de abril hasta el 29 de abril de 2018 inclusive, reiniciando las actividades el día 30 de abril de 2018 en el primer turno correspondiente. Consecuentemente, el personal será suspendido sin goce de haberes por igual lapso"‘, informó la empresa a través de un comunicado.

Y añadió: "No están dadas las condiciones para operar de manera segura para las personas, instalaciones y procesos, como resultado de haberse reanudado los paros intermitentes, de duración variable y en distintas áreas de trabajo de sus plantas, a lo que se han unido manifestaciones de violencia física, verbal y amenazas contra el personal de la empresa, dentro y fuera de sus instalaciones".

Conflicto por despidos

El conflicto se remonta al pasado 5 de abril, cuando Cargill cerró las mismas instalaciones a raíz de una serie de paros intermitentes que lo trabajadores realizaron en protesta por el despido de 40 empleados a principios de año.

En aquella oportunidad, el Ministerio de Trabajo dictó una conciliación obligatoria y citó a las partes a una audiencia en la que no hubo posibilidades de negociación debido a que no se presentaron los representantes de la empresa.

Tras conocerse la noticia de este jueves, el Sindicato de Aceiteros de Rosario emitió un comunicado en el que señaló: "Nuevamente Cargill pretende adoctrinar y disciplinar a los trabajadores. Nos mantenemos unidos frente a este nuevo embate patronal y exigimos la reincorporación de todos los compañeros despedidos arbitrariamente".

Los trabajadores despedidos y el sindicato ratificaron que mantendrán el acampe en las afueras de la planta hasta que la compañía acepte reincorporarlos.