U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Caputo propondrá a otros banqueros centrales que inviertan 2% en emergentes

Quiere aprovechar apoyo internacional a Argentina para tener espalda para capear shocks externos.

Caputo propondrá a otros banqueros centrales que inviertan 2% en emergentes

En base a la experiencia en los mercados del presidente del BCRA , Luis Caputo, propondrá a otros banqueros centrales que inviertan en bonos emergentes, aprovechando que Argentina cuenta con apoyo internacional, para tener herramientas adicionales para apagar los shocks externos.

Viajará el sábado próximo a la reunión en Basilea a proponer que los bancos centrales de países desarrollados puedan diversificar un 2% de sus reservas en activos de mercados emergentes. "Aplicar políticas que ellos mismos aplicaron en su propia crisis", dijo en la 39 convención anual del IAEF.

“Hay mucho apoyo internacional, a muchos países les gustaría ayudarnos y se canaliza por el FMI. Otra cosas podrían estar haciendo, pero no está establecido el mecanismo”, explicó. “Hay muchos a los que les gustaría hacer algo más”, recalcó.

“Nadie tiene la facultad de hacerlo en países como el nuestro”, explicó. Y agregó, “hoy bonos de países emergentes que tienen programa con el FMI que puede canalizarse a través del BIS”.

Caputo ya adelantó esta propuesta en la reunión de Jackson Hole hace dos semanas, cuando conversó con Agustín Carstens, general manager del BIS.

Eso le permitiría colocar la tasa de rendimiento en los niveles que le parece conveniente según los fundamentos y que continúe el financiamiento para la producción.

 

“Es tremendo el apoyo a nivel mundial. La predisposición a que Argentina le vaya bien es enorme. Hay que aprovecharlo. Me darán tiempo para que lo exponga ahí”, en Basilea, dijo.

“La desventaja que tenemos nosotros con los países emergentes es que tenemos menos herramientas que los países desarrollados. Esta tormenta en un país desarrollado dura un minuto y medio. Nos tenemos menos grados de libertad y menos opciones”, dijo.

Se basa en la experiencia de la crisis de 2008, cuando la Fed compró activos y bajó la tasa a 0%. Y en la reacción del Banco Central Europeo a la crisis en Italia, España y Portugal.

“Son herramientas que no tenemos: espalda ilimitada para decir las cosas llegaron hasta acá”, dijo.

El mercado de capitales local no le permite absorber los shocks externos. “No es gratis haber hecho las cosas mal por 70 años”, dijo.