Canje de deuda: los tres comités de bonistas se unen con una contraoferta para la Argentina

 Los acreedores afirman que bajarán pretensiones económicas aunque, con un 40% de la deuda elegible, tienen poder de bloqueo sobre la operación y rechazan la última oferta de la Argentina. BlackRock pide menos de 5% anual de intereses sobre el final de la vida útil de los nuevos bonos.

Los tres comités de bonistas de la Argentina anunciaron este lunes un acuerdo para unirse en el rechazo a la última oferta presentada por el país hace dos semanas para reestructurar 21 bonos de su deuda externa por u$s 65.000 millones.

Sin embargo, comunicaron que presentaron una nueva contrapropuesta al ministro de Economía, Martín Guzmán, en la que ceden algunas pretensiones económicas.

Según supo El Cronista por una fuente directa al tanto de las negociaciones, la oferta de los bonistas no superaría en la vida útil de los nuevos bonos el 5% del cupón de intereses.

Argentina propuso un cupón promedio de 3,07%, desde el actual perfil de 7%. También ofertó una quita de capital promedio (haircut) de 1,9%.

"Es la primera vez que el grupo de BlackRock hace una propuesta que se ajusta a la estructura de nuevos bonos que pretende emitir la Argentina. Hay ciertas observaciones legales referidas a futuras ofertas y el valor es muy cercano a la enmienda registrada hace dos semanas", detalló una fuente que pidió no ser identificada.

Otra mejora del Valor Presente Neto (NPV) vendría por adelantar las fechas de pago y quitar del medio la "estrategia Pacman" por la que el Gobierno busca reasignar algunas series de bonos para formar mayorías automáticas y avanzar con la operación pese a que no se cumplan con los mínimos estipulados en las Cláusulas de Acción Colectivas (CAC) correspondientes.

El documento de los acreedores presentado al Ministerio de Economía fue trabajado por el abogado de Argentina Exchange Bondholders, Dennis Hranitzky, quien en el pasado trabajó con Paul Singer, fundador y CEO de NML Capital Limited en el "juicio del siglo" por el default de 2001; también surgió de la negociadora por BlackRock, Jennifer O'Neil; y de UBS y Mens Sana Advisors, asesores legales del Comité de Acreedores de la Argentina (ACC).

Se trata del primer statement conjunto de los tres grupos, que concentrarían cerca de un 40% de la deuda elegible. En su declaración, no obstante, señalan poseer "más de un tercio".

Semanas atrás, los Ad Hoc Group y Exchange Bondholders decían tener entre ellos un 32% de la deuda (u$s 21.000 millones aproximadamente).

El Comité de Acreedores de la Argentina mantendría un 7%, mientras que el 60% no está identificable para el Gobierno y dependen de la venta de la oferta que hagan los bancos colocadores: el HSBC y el Bank of America (BofA).

El porcentaje reunido de los bonistas sirve para formar masa crítica y bloquear la propuesta de la Argentina, cuyas autoridades dijeron una decena de veces en los últimos días que no se modificará. 

 

 

Sin dólares para pagar más, tal como lo señaló el presidente Alberto Fernández, y lo reforzará este martes en un mensaje ante la Americas Society / Council of the Americas (AS/COA), la llave podría estar en los términos legales.

Los tres grupos de acreedores plantearon que aceptarán que los bonos Globales (emitidos por Mauricio Macri) conserven los términos legales (indenture) de 2016, aunque modificada en algún aspecto. Ya no pedirán tener la indenture 2005 para los bonos más recientes.

Es decir, que no habrá una regresión en la "arquitectura financiera internacional" en referencia a las Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) o anti-buitres.

Estos términos establecen desde 2014 en el mundo porcentajes mínimos de adhesión a un canje de deuda más laxos que los usados por Argentina en su reestructuración de 2005 (66% de aceptación general actualmente versus 85% anteriormente), con el objetivo de que un fondo no pueda bloquear por sí solo una oferta soberana, sino que se necesite una importante masa de acreedores en contra para hacer fracasar las propuestas de los estados.

Y la novedad es que al rechazo inicial del Ad Hoc Bondholder Group (conformado por BlackRock, Ashmore, Fidelity, T.Rowe Price y Autonomy Capital, entre otros) y del Argentina Exchange Bondholders (liderado por Monarch, VR Capital, Cyrus y HBK, entre otros) se le sumó el Argentina Creditor Committee (Comité de Acreedores de la Argentina, ACC, integrado originalmente por fondos como Gramercy, Fintech y Greylock Capital).

Gramercy, Fintech habían comunicado su aceptación a la última oferta de Guzmán, incluso un día antes de que se registrara en la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC), por lo que podrían salir del Comité ACC.

Greylock Capital, en tanto, comunicó ahora que abandó el ACC, que también aceptó la propuesta y acusó a los otros fondos de negociar de mala fe

"La propuesta conjunta representa importantes concesiones económicas y legales de los tres grupos, incluido que los nuevos bonos emitidos a cambio de los bonos Globales existentes se regirán por una versión modificada de los términos de 2016", plantearon los bonistas unidos en su comunicado.

Los bonos Globales (Bonos Internacionales de la República Argentina en Dólares, BIRAD) habían sido emitidos entre 2016 y 2018 por el Gobierno de Mauricio Macri.

Su default, al no pagar el 22 de mayo (final del período de gracia de 30 días) los u$s 503 millones en concepto de intereses por los títulos que amortizaban en 2021 (AA21), 2026 (AA26) y 2046 (AA46), desencadenó el proceso de negociaciones después de la oferta unilateral de la Argentina a fines de abril.

Los acreedores, entre los que pesa fuerte BlackRock, buscaban que los bonos a emitir para canjear los Globales tuvieran la indenture 2005, por la historia de incumplimientos de la Argentina. Este fue el noveno default soberano local.
 
"Creemos que nuestra propuesta mejorada proporcionará el alivio a corto plazo que Argentina necesita con urgencia; brindará una solución sostenible a largo plazo que asegure el futuro del país y su acceso a los mercados internacionales de capital; y proporcionará el marco legal necesario para alentar la inversión adicional necesaria para poner al país en el camino hacia una recuperación sostenida", expresaron los bonistas, que firmaron un acuerdo de cooperación para remarcar que la oferta actual de Guzmán no puede ser apoyada.

"De conformidad con el acuerdo de cooperación, los miembros de los grupos de acreedores de Argentina no licitarán sus tenencias de bonos en la oferta de canje propuesta por Argentina", anticiparon.

"Estamos seguros de que hay una resolución consensuada a la vista y de que dicho acuerdo proporcionará un camino hacia un futuro económico sostenible para el pueblo argentino", matizaron sobre el cierre.

Una fuente al tanto de las negociaciones, consultada por El Cronista, analizó: "Se ve que cada bondholder tiene necesidades particulares y las están planteando respecto a cambios en la estructura legal, sin modificar la propuesta económica". 

En el Gobierno, enterados de la declaración de los bonistas, dijeron que no hubo sorpresas y que Fernández fue claro con el Financial Times y lo será este martes con el Council of the Americas: la oferta de hace dos semanas fue la última.

 

 

Tags relacionados