U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Camino a la Presidencia: el día que Peña conoció a Rosenkrantz

El encuentro se produjo en la previa de la campaña de 2015, cuando el ahora presidente de la Corte Suprema era rector de la Universidad de San Andrés. La trastienda del encuentro, un desayuno, contada por un funcionario de Cambiemos.

Camino a la Presidencia: el día que Peña conoció a Rosenkrantz

La llegada de Carlos Rosenkrantz a la presidencia de la Corte Suprema puede traer aparejado un cambio en las relaciones entre el Poder Judicial y el Poder Ejecutivo.

Más allá del diálogo cordial que existía entre el ahora ex jefe del máximo tribunal Ricardo Lorenzetti y el Gobierno, se espera que el contacto con Rosenkrantz sea más fluido. De 59 años, el ex rector de la Universidad de San Andrés llegó al cargo promovido por Mauricio Macri, que aprobó su pliego, luego confirmado por el Congreso. 

Un prólogo de ese vínculo lo escribió uno de los estrategas de la campaña de Cambiemos en 2015 Hernán Iglesias Illa, actual coordinador de Comunicación Estratégica de Jefatura de Gabinete, y autor de "Cambiamos", un libro de Editorial Sudamericana publicado en el inicio de 2016, cuando comenzó el mandato de Macri. 

Cambiamos, el libro de Hernán Iglesias Illa

En la publicación, Iglesias Illa describe un desayuno que mantuvo el 15 de julio de 2015 con Rosenkrantz en la sede de Udesa en San Fernando, del que participaron Marcos Peña y otros funcionarios, más académicos de la institución.

"La charla empieza con Marcos explicando su visión del momento político, nuestra manera de hacer política y lo que pretendemos hacer cuando hacemos las cosas que hacemos", comienza el relato de ese día.

Y prosigue, con un comentario que hizo el actual juez: "Rosenkrantz, un abogado de unos 60 años, rubio y con barba, interrumpe en un momento la conversación (ya se habían hecho un par de preguntas), mueve las manos en el aire y dice algo así como (no lo tengo anotado): "Acá lo que tenemos que recordar es la enorme distancia que separa al PRO del mundo intelectual, un océano de incomprensión entre unos y otros que si el PRO llega a ser gobierno debería intentar reducir".

Iglesias Illa relata también que "Rosenkrantz enumera después los contactos importantes de Alfonsín con Juan Carlos Portantiero y los otros intelectuales que lo ayudaron a darle un marco teórico a su presidencia; y los más conocidos contactos de Néstor y Cristina Kirchner con todo tipo de intelectuales y científicos, que los han apoyado en gran medida". "Si hacés una encuesta en el Conicet —calcula Rosenkrantz—, el 95% vota en contra de Macri", resume el entonces académico.

En otro lapso de la charla, Rosenkrantz recomienda que "tienen que trabajar multidimensionalmente". Iglesias Illa plantea, en un momento, que "si tuviera que adivinar, diría que va a votar a Macri", en relación al posible sufragio de Rosenkrantz en las cercanas PASO.

Peña, con los jueces de la Corte Suprema y Garavano

Según el libro, el rector de Udesa resalta también, en la misma línea discursiva: "No hay un vector en el discurso del PRO que la intelligentsia pueda tomar. En Alfonsín, ese vector, o uno de los vectores, eran los derechos humanos".

Sobre el final del repaso del día, llega lo más jugoso de la charla.  "La invitación es a construirlo juntos", le dice Peña a Rosenkrantz sobre el citado vector. "Si quieren que se lo demos nosotros, no va a ocurrir. Háganlo ustedes", asegura el futuro jefe de Gabinete. Según Iglesias Illa, los profesores no parecen especialmente entusiasmados con la convocatoria, pero, cuenta, y finaliza el relato con un comentario casi premonitorio: "Unas horas más tarde recibo un mail de la secretaria de Rosenkrantz para pedirme el email de Marcos. Se lo doy. Quizás sea el principio de una fructífera relación".