Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cambiemos apunta a arrebatarle la Federación de Municipios al PJ

Desde la Casa Rosada impulsan que un jefe comunal propio reemplace al histórico titular de la FAM, el bonaerense Julio Pereyra. Podría acordar una "lista de unidad"

Cambiemos apunta a arrebatarle la Federación de Municipios al PJ

Fue creada en 1997 por la ley 24.807 pero fue, a instancias del entonces presidente Néstor Kirchner quien quería un órgano institucional para justificar su diálogo directo con los intendentes sorteando a gobernadores, que la Federación Argentina de Municipios (FAM) fue desempolvada. Luego de ballotage, de la mano de su eterno mandamás, Julio Pereyra (el cacique de Florencio Varela que ofreció su renuncia post-derrota electoral pero no se la aceptaron), mutó a reducto de la resistencia justicialista en la era Cambiemos. En lo formal –en su Comité Ejecutivo hay jefes comunales de distintos signos políticos– cada uno de sus cónclaves se cierra con la marcha peronista.

Con los números a su favor, no los de noviembre sino de las generales que forzaron a distritos a cambiar de liderazgos (incluyendo a vocales de la organización que ya no son intendentes, como el matancero Fernando Espinoza), en la Casa Rosada quieren arrebatarle la conducción de la FAM a Pereyra, mejor dicho al PJ, como otro golpe al asestado el año pasado. Claro que en el ministerio de Interior de Rogelio Frigerio, encargados del "Operativo Recuperación", prefieren hablar más de "derechos adquiridos" para disputar la conducción del organismo.

La danza de nombres comenzó: el radical Ramón Mestre (Córdoba capital) por volumen territorial pareciera ser el más firme candidato oficial. Ahora bien, el siempre con aspiraciones primo presidencial, Jorge Macri (Vicente López) también se anota. A favor, el apellido y su gen PRO; en contra, los recelos que genera puertas adentro, incluso entre la tropa de la gobernadora María Eugenia Vidal. "Sería más natural que Jorge sea presidente de la FAM bonaerense", opinan, salomónicos, en Balcarce 50.

La filial provincial de la FAM es conducida hoy por Alberto Descalzo (Ituzaingó), otro histórico y copiloto de Pereyra. La semana pasada, organizando "la resistencia", el PJ se reunió para postular a Eduardo "Bali" Bucca, de Bolívar, como su reemplazante. La jugada fue leída de otra forma en Gobierno: "Parece que abandonaron la batalla por la FAM nacional con tal de retener la provincial", intuyeron en un despacho oficial.

Frente al gesto del peronismo, sea cual sea su verdadero significado, en la Rosada ofrecen una tregua frente a la imposibilidad de llamar a inéditas elecciones (los municipios de un lado y otro adeudan la "cuota" de la federación, por lo que no podrían votar). "La idea es arribar a una conducción de consenso", prometió Lucas Delfino, subsecretario de Asuntos Municipales de Interior, para las próximas dos semanas. En esa línea, deslizó que el Gobierno podría ofrecerle una de las dos vicepresidencias a un candidato peronista "potable" para Cambiemos, uno como el postulado Bucca, de diálogo con el vidalismo.

El otro lugar en la triada dirigencial, más allá de si la presidencial termina en manos de la UCR algún PRO buscaría un lugar relevante (suenan Nicolás Ducoté de Pilar o el primo Macri), el Gobierno también le ofrecería un espacio a su aliado Sergio Massa, nombrando al intendente de Salta, Gustavo Sáenz, ex candidato a vicepresidente renovador.