U$D

VIERNES 19/04/2019

Calma en el mercado ayuda al Gobierno, pero hay cautela sobre deuda externa

La reducción de la volatilidad en el mercado cambiario ayuda a que el riesgo país opere dentro de rangos más acotados. Los analistas creen que es positivo pero aun ven lejos una repercusión sobre las tasas que se deberían pagar si se busca financiamiento fronteras afuera.

Calma en el mercado ayuda al Gobierno, pero hay cautela sobre deuda externa

La reducción de la volatilidad en el mercado cambiario trajo aire fresco a la City porteña y los inversores se muestran algo más calmos respecto a un mes atrás, cuando cambiaba el titular del Banco Central  y el dólar operaba cerca de los $ 40. Pese a que el ambiente está más distendido en las mesas de operaciones financieras, las preocupaciones sobre la evolución de la economía real y la incertidumbre de cara a 2019 no ayudan a que el optimismo sea duradero. Esto se refleja en el riesgo país, que muestra bajas pero aún hay dudas sobre qué tan sostenidas pueden ser.

Los bonos acompañan las mejoras en el mercado cambiario a través de importantes mejoras en sus cotizaciones en dólares.  Así el riesgo país se negocia en torno a los 630 puntos básicos y así está lejos de los casi 800 puntos de semanas atrás. El indicador elaborado por el JP Morgan mide la diferencia que pagan los bonos del Tesoro de Estados Unidos contra las del resto de los países y da una referencia sobre cuál sería la tasa que tendría que pagar el Gobierno si sale a emitir deuda en el exterior.

“Más allá de que el camino aún es largo, resulta una positiva señal en busca de recuperar el acceso al financiamiento externo voluntario tras el acuerdo con el FMI”, indicó el analista Gustavo Ber. “A diferencia de las últimas ruedas donde el rebote externo apenas contagiaba a las acciones locales, en esta oportunidad se observan apreciaciones que se extienden a los bonos en dólares, lo cual resulta crucial en busca de poder reducir el riesgo país y así recuperar acceso al crédito externo voluntario, el objetivo al que aspira el puente del FMI”, agregó el analista.

Un empeoramiento en sus crisis monetarias impacta sobre las condiciones de financiamiento del país, pero también de las empresas.

“A pesar de la apreciación del tipo de cambio, el riesgo país se ubicó en (EMBI Global Argentina) 665 puntos básicos el martes, y en el mes de octubre no logró perforar los 626 puntos. Así, los rendimientos soberanos argentinos se ubicaron entre 5,2% y 11,4%”, recordó la consultora Econviews en su último informe semanal.

Lejos de lo peor

A fines de 2017 en el mercado local se discutía si era conveniente para el Ejecutivo Nacional emitir deuda con un riesgo país cercano a los 300 puntos básicos. Eso ya es historia antigua y los fuertes golpes que sufrió el mercado durante 2018 elevaron el índice con fuerza. En septiembre tocó un techo y ahora se mueve dentro de rangos más acotados. Algunas voces se tientan con comprar el presente de la economía con el 2001, sin embargo en materia de riesgo país, los números está lejos. En aquellos años el indicador que mide el JP Morgan operaba en  5.000 puntos.

“La calma cambiaria de octubre sin dudas está contribuyendo positivamente, aún cuando los inversores reconocen que la continua apreciación del peso - forzada en especial a través de elevadísimas tasas del BCRA - no resulta sustentable, toda vez que estaría incubando nuevamente un nuevo atraso cambiario además de profundizar la recesión en marcha”, remarcó Ber.

Privados

En un reciente informe de la consultora de seguros de crédito Coface, alertó que Argentina y Turquía, están experimentando un empeoramiento en sus crisis monetarias y ello impacta sobre las condiciones de financiamiento del país, pero también de las empresas.

En 2001 el riesgo país superó los 5.000 puntos básicos y fue uno de los valores más altos en la historia del país.

“En un contexto de condiciones crediticias que se están endureciendo rápidamente, Coface ha rebajado la calificación de seis de los sectores comerciales de Argentina que sufren una fuerte desaceleración en la actividad económica (con un pronóstico de -2,4% para 2018)”, destaca el informe. “Los sectores de la automoción, el transporte, el papel y los productos químicos se consideran ahora como de ‘alto riesgo’, mientras que los sectores de las TIC y los textiles se evalúan como de ‘muy alto riesgo’”, destacaron.

Comentarios2
Diego Perez
Diego Perez 02/11/2018 05:02:04

Pais de cabezas huecas

Jose Mandolesi
Jose Mandolesi 02/11/2018 01:28:38

Pais de cretinos.

Más notas de tu interés