Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Calificar para un crédito hipotecario es más del doble de difícil que en 2007

Es porque los precios de la vivienda subieron mucho más que los salarios. El ingreso promedio de una pareja porteña representaba hace nueve años un 83,6% de los ingresos mínimos para sacar un préstamo para una vivienda de 70 metros cuadrados. En 2015 representaba menos apenas una tercera parte.

Calificar para un crédito hipotecario es más del doble de difícil que en 2007

Calificar para un crédito hipotecario se hizo cada vez más difícil desde 2007, al menos en la Ciudad de Buenos Aires, como consecuencia de que los precios de la vivienda aumentaron a un ritmo muy superior al que lo hicieron los salarios, según un informe que publicó hoy la Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires.

El Indicador de Accesibilidad al Crédito Hipotecario (IACH) mide la relación entre el ingreso de una pareja de asalariados porteños de calificación ocupacional alta (profesional o técnica) y el ingreso mínimo necesario para acceder a un crédito hipotecario para comprar una vivienda usada de tres ambientes y 70 metros cuadrados en la Ciudad.

En 2007, el ingreso de una pareja de profesionales representaba, en promedio, un 83,6% del mínimo requerido para sacar el préstamo, mientras que el de una pareja de técnicos equivalía al 51,3% de ese monto.

Con un retroceso persistente, en agosto del año pasado (la última medición), los sueldos de los primeros apenas representaban el 32,3% (menos de un tercio) de los requeridos para calificar para un crédito hipotecario, mientras que los de los técnicos no llegaban siquiera a una cuarta parte de ese valor (23,6%).

Así y todo, los datos de agosto del año pasado son mejores que los de octubre de 2014 (30,8% y 22,6%, respectivamente), que, de todos modos, representan el punto más bajo de toda la serie.

“Es de destacar –señala el informe- que entre octubre de 2007 y la actualidad, los ingresos calculados para las parejas de asalariados se incrementaron en el orden del 450% mientras que los valores de los inmuebles en pesos lo hicieron en un 800%”. Eso, sumado al aumento de los costos del financiamiento, explica la caída del indicador.

Para volver al escenario de accesibilidad de 2007, apunta el informe, el ingresos de una pareja de profesionales debería multiplicarse por 2,6 los $ 36.135 de agosto pasado para llegar a $ 93.800 mensuales; o bien el valor promedio del metro cuadrado debería retroceder un 61,5% (en agosto era de u$s 2369); o bien la tasa de interés debería pasar a ser del 2,6% anual (15,7 puntos porcentuales menos que hoy.