Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Caída del poder adquisitivo de menores salarios fue del 52,6%

por  V. D.

0

Pese a que el "índice de inflación de los trabajadores" se desaceleró en junio al 2,7% mensual (46% interanual), los jefes sindicales siguen pendientes de la caída del poder adquisitivo de los salarios y su consecuente impacto negativo en el mercado interno y en la actividad de las pymes, principales generadoras de empleo.
Unos 20 dirigentes presentes en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) se mostraron combativos con el Gobierno, con la esperanza que la unidad sindical se efectivice el 22 de agosto.
La inflación mensual relevada por UMET y el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), a partir de una iniciativa de CITRA y más de 45 organizaciones sindicales, es inferior a la publicada por el Indec, que calculó 3,1% para junio.
Pero registró que el impacto del aumento de precios diferenciado según el nivel de ingresos fue mucho mayor entre los trabajadores registrados de menores ingresos respecto a los de mayores ingresos: la diferencia fue del 25,3%, ya que el grupo más vulnerable sufrió una inflación interanual del 52,6%.
Según lo relevado, el aumento interanual del costo de vida fue motorizado fundamentalmente por las alzas en los alimentos y bebidas (29,4%), vivienda y sus servicios (19%) y de transporte y comunicaciones (17%).
En tanto, estimó que la caída del salario real desde noviembre de 2015 y junio de 2016 asciende a 9,9% (frente al 12% registrado hasta mayo pasado).
Horacio Ghilini (Sadop) dijo que el tarifazo le pega con mayor dureza a los trabajadores que tienen salarios más bajos y que la pérdida de un 10% en el poder adquisitivo "deteriora el mercado interno en términos tremendamente dramáticos".
"Este horizonte inflacionario en el fondo nos lleva a un grave problema de desempleo, que es el número uno en la agenda del movimiento obrero", agregó, al cuestionar el "plan económico ortodoxo y de ajuste".
Los sindicalistas coincidieron en que la caída del poder adquisitivo y la suba de tarifas está pegándole con mayor dureza a las pymes, principales generadoras de empleo.
Sergio Palazzo (Bancarios) dijo que la alta inflación y el decaimiento de la actividad productiva genera un "escenario muy peligroso". "Nos lleva a pensar cuál va a ser la tasa de desempleo al menos cuando termine este año", dijo, y remarcó cómo creció la presión tributaria sobre el salario.
Según dijo Hugo Yasky, de la CTA, ya se observa que el segundo semestre "no es el de la reactivación ni de la recuperación económica", como había proyectado el Gobierno. Y apuntó que "hay una avance en la apropiación de la riqueza por parte de los sectores más concentrados de la economía".
Yasky también afirmó que la Casa Rosada está armando un proyecto de reforma laboral con la que piensa "borrar del mapa al movimiento sindical".
Y Omar Plaini (Canillitas), consideró que el 22 de agosto será una "bisagra": "Espero que tengamos la grandeza, la suficiente madurez e inteligencia para dejar los personalismos de lado para poder tener una central obrera única para que el Gobierno tenga pocos pero más fuertes interlocutores".