Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

CFK, acorralada: allanan sus propiedades y piden investigar sus vínculos con Báez

Bonadio ordenó 11 procedimientos en inmuebles en Santa Cruz. La Cámara Federal, en tanto, le pidió a Casanello que indague sobre sus lazos con el empresario

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner tuvo ayer una jornada negra en la Justicia federal, que avanzó en sendas investigaciones en su contra y complicó su situación procesal.

Por la mañana, el juez Claudio Bonadio dispuso una serie de allanamientos en 11 propiedades de la ex mandataria en Santa Cruz, en el marco de la causa Los Sauces, que investiga si incurrió en los delitos de enriquecimiento ilícito y falsificación de documento público.

Por la tarde, el expediente que más preocupa al kirchnerismo fue el que sacudió a la ex mandataria: la Cámara Federal le ordenó al juez Sebastián Casanello que investigue qué rol tuvo CFK en la denominada ruta del dinero "K", causa por la que Lázaro Báez fue detenido por desviar desde la financiera "La Rosadita" u$s 55 millones al exterior.

Los allanamientos masivos que Bonadio dispuso temprano se dieron en inmuebles propiedad de la firma Los Sauces de la familia Kirchner. Los procedimientos fueron llevados a cabo por personal de la Policía Federal en los distritos santacruceños de Río Gallegos, El Calafate y El Chaltén, sobre inmuebles de Los Sauces, empresa en la que son socios Cristina, Máximo y Florencia Kirchner.

En la capital santacruceña fueron allanados un complejo de departamentos ubicado en la calle Mariano Moreno al 800 y otro en Alvear 374. Además, se registraron procedimientos en inmobiliarias de Máximo Kirchner y oficinas del contador Víctor Manzanares, entre otras propiedades. Personal especializado requisó la Municipalidad y la Gobernación de Santa Cruz en búsqueda de información catastral y de rentas sobre propiedades de CFK.

La causa judicial, iniciada por una denuncia de la diputada nacional Margarita Stolbizer, investiga el presunto pago de millonarios alquileres de plazas hoteleras y complejos habitacionales de Los Sauces, que pertenece a la familia Kirchner, por parte de los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López. Es un caso paralelo al que tramita el juez Julián Ercolini por Hotesur, que indaga sobre irregularidades en la empresa hotelera del clan Kirchner en Calafate.

No obstante, el impacto político de Los Sauces parece menor del que puede tener la pesquisa en la que la Cámara Federal pidió ayer investigar la relación que tuvieron Cristina y Néstor Kirchner con Báez en el marco de una causa por presunto lavado de dinero en la que el santacruceño está detenido desde hace tres meses y en la que, además, ayer el tribunal de alzada confirmó su procesamiento con prisión preventiva.

Los integrantes de la sala II de la Cámara exigieron que se avance "sin demoras" en la investigación de la relación entre Báez y el matrimonio Kirchner porque creen que allí podrían respuestas al origen de los fondos obtenidos de manera ilícita. Los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah –Horacio Cattani no firmó porque está de licencia– sostuvieron que el hecho de que la hipótesis formulada por el juez "cuente con elementos de respaldo no implica perder de vista que, con ella, quedó reflejada la desatención, hasta aquí evidenciada, que se ha hecho de aspectos inseparables de los hechos".

El procesamiento y la detención de Báez se produjeron en el marco de la causa en la que se investiga, entre otros hechos, uno particular de lavado de divisas ocurrido en los últimos meses de 2012, cuando se le atribuye haber introducido más de u$s 5 millones en la financiera SGI "La Rosadita" para disimular y ocultar su origen. Ese dinero sería parte de los u$s 55 millones que se desviaron al exterior según confesó en su momento el arrepentido financista Leonardo Fariña, nexo entre Báez y La Rosadita.