U$D

DOMINGO 26/05/2019

CFK: “No puede ser que pibes logren el boleto gratis y la oposición no pueda cambiar una política a Macri”

En una entrevista televisiva la exmandataria repitió al menos cuatro veces la comparación entre el accionar unido de los jóvenes secundarios, que en la provincia de Buenos Aires obtuvieron la reglamentación de esa conquista y la impotencia de "sindicalistas que están hace 20 años en los gremios" y "políticos que ya van por su cuarto mandato en el Congreso". 

CFK: “No puede ser que pibes logren el boleto gratis y la oposición no pueda cambiar una política a Macri”

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner lanzó duras criticas hoy al gobierno de Mauricio Macri pero también repartió palos a la oposición y los dirigentes sindicales, a quienes responsabilizó por no unirse para  cambiar las politicas oficiales. “Si pibes secundarios de 14 años se unieron, desde la izquierda más izquierda, hasta los que se denominan ‘secundarios de Perón‘, para sacarle a la gobernadora Vidal la reglamentación del boleto estudiantil gratuito, no puede ser que sindicalistas que están en los gremios desde hace más de 20 años, o politicos que van por su cuarto período en sus bancas en el Congreso no puedan cambiarle una politica al Gobierno”.

En una entrevista con el periodista Roberto Navarro, en C5N, la exmandataria repitió al menos cuatro veces la comparación entre el accionar unido de los jóvenes por el boleto estudiantil y la impotencia de la oposición, a la que calificó como “cuasi oposición”, sin excluir explicítamente, ni con gestos, a la principal fuerza que reviste ese carácter, es decir la que encarna en el Frente para la Victoria. Los ejemplos de transformación “por abajo” reivindicados por la Presidenta no fueron solo un mandoble para políticos y gremialistas sino una forma de reinstalar, sin nombrarla, su propuesta del “Frente Ciudadano”. 

Cristina Fernández explicó el fenónemo de la siguiente manera: los “pibes” se mueven solo por sus intereses y convicciones, mientras que los políticos, en particular los del Congreso, están preocupados por los “carpetazos”, es decir por la aparición de causas judiciales en su contra.

La exPresidenta, o “presidenta con mandato vencido”, como la llama Navarro, pasó revista por casi todos los temas de la agenda nacional, económicos, políticos e institucionales, incluido el tema de la corrupción, aunque parcialmente, porque el entrevistador no mencionó ni la consultó sobre Lázaro Báez y las causas que lo involucran, uno de los temas más complicados para Fernández de Kirchner, por la cercanía familiar con el empresario.

La entrevista empezó con las cuestiones económicas. Navarro le había dejado servido en bandeja una cobertura sobre la situación del “hambre” en el país, con el testimonio de numerosos dirigentes sociales con trabajo en barrios y asentamientos, describiendo una cruda realidad social. La exjefa de Estado citó la tapa del diario Tiempo Argentino, que informó, en coincidencia con la presencia ayer de Macri en la Rural, que el sector había recibido transferencias de 128.000 millones de pesos mediante distintas políticas, básicamente eliminación de retenciones y otros gravámenes. Para Cristina la clave de la situación social debe verse ahí. “Lo que le transferís a unos, se los sacas a otros sectores”, dijo. Y dijo que esa cantidad de recursos eran el doble que el total de subsidios que su gobierno le daba a las empresas de electricidad, gas y otros servicios para mantener bajas las tarifas.

Ese fue el santo y seña para que CFK ingresara al tema de las tarifas. Negó que en su gobierno haya habido “congelamiento tarifario” y defendió, en su defecto, la política de subsidios y tarifas bajas por su efecto dinamizador en la economía. “Nosotros no solo subsidiamos a los usuarios sino también al comercio y la industria. Que, de esta manera, podían usar esos recursos en invertir y no trasladaban mayores costos a precios”.

La expresidenta se quejó de los reclamos de los empresarios dueños de las empresas de servicios por el tema de las tarifas bajas y recordó que a Edenor y Edesur les aumentaron en un 77% la cantidad de clientes y que a las empresas de gas un 40%. Luego los criticó porque “no se entiende, entonces, cómo el señor Midlin, de Pampa Energía, hizo para comprar un montón de empresas, entre ellas Petrobras, si le iba tan mal con las tarifas bajas”.

Luego criticó a los gobierno provinciales. “Los subsidios eran iguales tanto para el interior como las provincias. Sin embargo, los empresas de energía provinciales recargaban las tarifas”.


Según Fernández de Kirchner, el gobierno de Macri “está rediseñando la economía”, tras lo cual advirtió que “si rediseñás la economía, rediseñás la sociedad”. CFK advirtió que “estamos ante el re diseño de una sociedad, que nosotros queríamos industrial, capitalista. En cambio este modelo de sociedad necesita desocupados; en nuestro gobierno había empleo y así era difícil negociar salarios a la baja”.

“Este es un modelo agroexportador, de saldos exportables, y para eso necesita menos consumo interno, con mayor grado de pobreza, de desocupación”, describió Cristina.

En plan de reivindicar su gestión, Fernández de Kirchner negó que la “inflación Congreso” que se calculaba en su gobierno fuera real y también relativizó el déficit fiscal durante su gestión.

A pedido del periodista, ensayó una autocrítica: “No tuvimos con las empresas una relación en la que hayamos podido desarmar el pre juicio que había sobre nosotros”.

En materia de corrupción, Cristina volvió a referirse al caso López con el reclamo de que se conforme una comisión bicameral que audite toda la obra pública de su gobierno. Según su opinión, los bolsos que revoleaba el ex secretario de Obras Públicas contenían dinero de algún privado, ya que “nadie saca 9 millones de dolares del Estado así”. Dijo, además, que ya hay una punta para tirar con el dato de un empresario, Gutiérrez, relacionado con López, que “tenía una UTE con Nicolás Caputo”, el empresario intimo amigo de Macri.

También fue dura contra el actual Presidente: “Tener el apellido Macri y hablar de la patria contratista y el saqueo al Estado... a ver..”, se enojó.

Según Cristina, el destape de casos de corrupción durante su gobierno también cumple la tarea de “distraer”. Repitió, de esta manera, que los peores momentos del gobierno de Macri se vivieron ahora durante la feria judicial. “Al no surgir novedades por la feria, hicieron agua al tener que salir a explicar sus políticas”.

En una declaración sorprendente un tiempo atrás, Cristina dijo que, en política, sus únicos límites eran “los genocidas y los corruptos”. Esto en relación a una pregunta sobre una reunión de su hijo Máximo con Sergio Massa, sobre la que no quiso definirse. “No le controlo los actos desde los 15 años”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping