Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Buscarán restos de desaparecidos en el Regimiento 7 de La Plata

La investigación, basada en testimonios de distintas causas, tiene un fuerte impulso del gobierno de Vidal. La orden judicial ya está y en enero empiezan las excavaciones. 

por  ANALÍA ARGENTO

Editora de Política
1

Imagen aérea del Regimiento 7 de La Plata (Google Maps)

Imagen aérea del Regimiento 7 de La Plata (Google Maps)

Diez mil fragmentos de huesos óseos humanos calcinados fue­ron hallados ocho años atrás, enterrados en lo que se llamó Pozo de Arana. Sobre un pare­dón se señalaron doscientos im­pactos de bala: allí se fusilaba gente bajo la fachada del destacamento policial que funciona­ba en la localidad de Arana, en 637 y 131. Fue la primera vez que restos de víctimas de la re­presión que tuvo lugar durante la última dictadura cívico-militar fueron encontrados den­tro de un centro clandestino de detención y tortura. La noticia podría repetirse muy cerca de allí, aunque las fuentes consulta­das que participan de la investi­gación prefieren ser extremada­mente prudentes y no generar expectativas en un tema sensible.

Aunque la hipótesis no implica certeza, en el gobierno de Bue­nos Aires evaluaron que ante la mínima sospecha se debía in­tentar la búsqueda e hicieron un planteo que terminó en la resolución judi­cial que ordena realizar tareas de exploración en el Regimiento 7 ‘Coronel Conde’, de La Plata. El trabajo comenzará en los próximos días, a inicios de enero.

El Regimiento está ubicado a po­cas cuadras, precisamente, del Pozo de Arana. La orden para iniciar las tareas la dio el Juez en lo Criminal y Correccional Federal Nº 3, Er­nesto Kreplak, a instancias de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Santiago Can­tón, la que dispondrá los recur­sos para la exploración.

A 40 años del último golpe militar, con causas e investigaciones aún en curso, el hallazgo de restos humanos, de concretarse, sería de un alto impacto. Ya lo es la decisión del gobierno de María Eugenia Vidal de avanzar como querellante en distintos juicios, sobre todo teniendo en cuenta la tensión (motivada en fuertes diferencias sobre la cuestión) entre organis­mos de Derechos Humanos y Cambiemos, la fuerza política que representan la gobernadora y el presidente Mauricio Macri que en campaña habló de “terminar con el curro de los derechos humanos” y en gestión polemizó sobre el número de víctimas de la dictadura.

En este caso, testimonios apor­tados en distintos procesos judi­ciales vinculados con causas de lesa humanidad tuvieron el sufi­ciente grado de credibilidad para los investigadores. Habría sido fundamental, aseguran, el aporte de un ex oficial de la Policía que partici­pó como testigo en los procesos judiciales: indicó varios lugares donde se ocultaron restos de de­saparecidos. Uno de esos sitios fue el Pozo de Arana donde efec­tivamente se confirmó su decla­ración. Otra mención del ex po­licía fue el Regimiento de Infan­tería Mecanizada Nº 7. El dato lo habrían hallado colaboradores del equipo de la Secretaría de Derechos Humanos que analizan todos los datos archivados en el Registro Único de la Verdad sobre deli­tos de lesa humanidad. Puede confirmarse, o no.

Como ocurrió con las excava­ciones en el Pozo de Arana, se convocó para trabajar al Equipo Argentino de Antropología Fo­rense, grupo con reconocimien­to mundial por su trabajo. Algu­nos los llaman ‘los que hacen aparecer a los desaparecidos’ porque buscan y encuentran restos de las víctimas, los identifican y establecen cómo y cuándo fueron asesinados.

El histórico Regimiento del Ejér­cito fue noticia cuando en abril del 2013 concentró gran parte de la ayuda a los damnificados por la inundación que azotó a La Plata y sus alrededores. Incluso la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner recorrió el sitio para supervisar el lavado, secado y planchado de ropa junto a dirigentes de Unidos y Organizados. A Cristi­na la acompañaron en su visita nietos de las Abuelas de Plaza de Mayo, apropiados durante la dictadura y cuya identidad ya les fue res­tituida: el entonces diputado nacional, Horacio Pietragalla y Pedro Sandoval Fontana, además de militantes K tam­bién hijos de desaparecidos.

En ese mismo sitio ahora se buscará confirmar si hubo inhumaciones clandestinas, si allí se ocultaron los restos de víctimas de los crímenes come­tidos en los centros clandestinos de detención ubicados en la zona suburbana del partido de La Plata.