Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Buitres: con cambios y tope al endeudamiento, el Gobierno se asegura el quórum y avanza el acuerdo

Hizo cambios a pedido de varios bloques para garantizarse la sanción. Está previsto que la sesión, que comenzará al mediodía, se extienda durante unas 20 horas

Con varios cambios de último momento, el Gobierno logró asegurarse anoche el apoyo de algunos bloques opositores para sesionar hoy en la Cámara de Diputados y avanzar con el acuerdo con los fondos buitre. Así, de no mediar sorpresas, cuando den las 12 del mediodía Cambiemos podrá conformar el quórum y dar un paso clave hacia el entendimiento con los holdouts. Para llegar a ese escenario debió conceder algunas modificaciones.

La principal es la que fija un tope de u$s 12.000 millones al endeudamiento que habilitará la ley.

Ese cambio, introducido a pedido del bloque Justicialista que preside Oscar Romero y que tiene entre sus miembros a Diego Bossio y Pablo Kosiner, está en línea con los números que en su momento había expresado el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y además será acompañado de otras modificaciones en sintonía. Entre ellas, la obligación de que los bonos que se emitan para saldar el acuerdo tengan en cuenta las cláusulas de acción colectiva, tal como pidió el puntano Luis Lusquiños, de Compromiso Federal.

Los detalles se terminaron de anudar ayer por la mañana, en una reunión con el secretario de Finanzas, Luis Caputo, de la que participaron el presidente de la Cámara, Emilio Monzó; los jefes de los bloques del PRO y de la UCR, Nicolás Massot y Mario Negri; y Bossio; entre otros.

Además, por reclamo del Frente Renovador de Sergio Massa, el Gobierno también aceptó modificar el artículo 2 para cerrar cualquier posibilidad de pago a los holdouts si la Cámara de Apelaciones de Nueva York no confirma que levantará las sanciones al país. "Sin un fallo en firme no se paga a los holdouts y los acuerdos no son válidos", advirtió en ese sentido el tigrense en la conferencia de prensa en la que ratificó que su bloque dará quórum y votará junto al oficialismo. En esa línea, Cambiemos también retocó y reforzó a pedido del bloque Justicialista la redacción del artículo 5, que es el que establece que los pagos sólo tendrán lugar tras "el levantamiento automático y efectivo de las órdenes Pari Passu".

Y, por otra parte, el oficialismo también aceptó modificar atribuciones de la comisión bicameral que hace el seguimiento de la deuda pública, para ampliar su poder de control, tal como pidieron los socialistas Hermes Binner y Alicia Ciciliani.

Con esta batería de modificaciones, sumadas a las que ya había hecho durante el debate en comisión al proyecto original, el Gobierno se aseguraba anoche el quórum y la aprobación de la iniciativa en la Cámara de Diputados. No será, sin embargo, un trámite fácil: está previsto que la sesión, que comenzará al mediodía, se extienda durante unas 20 horas.

Entre los diputados que aseguraron que colaborarán para iniciar el debate están, además de los 89 oficialistas; los 24 massistas; los 17 del bloque Justicialista; los tres socialistas; Margarita Stolbizer, y los tres del bloque de Darío Giustozzi, entre otros.

El PJ-Frente para la Victoria, en tanto, insistió en que "es responsabilidad del oficialismo reunir el quórum" y que, si eso sucede, el bloque se sentará a debatir. "Estamos en contra del pago de quince mil millones de dólares. También nos preocupan los métodos aplicados en las negociaciones y los mecanismos del bloque de Macri y bloques aliados para reunir el quórum", señaló la secretaria parlamentaria del bloque, Teresa García.

Más allá de la discusión política con el oficialismo, esa bancada vivirá la sesión como una discusión propia, tensionada entre los diputados que quieren dar quórum y aprobar la iniciativa y los que no.