Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Buitres: Argentina pide a la Corte de Nueva York que apure cierre del juicio

La batalla legal entre Argentina y los fondos buitre continuó ayer en la Cámara de Apelaciones de Nueva York. A pesar de que la administración de Mauricio Macri firmó preacuerdos con el 85% de los litigantes, los holdouts más importantes, NML Capital y Aurelius, pidieron al tribunal de alzada que demore la quita de sanciones al país. La representación legal del país, al contrario, pidió a los jueces estadounidenses acelerar el cronograma de audiencias y presentación de escritos para terminar el conflicto.
En un escrito a la Corte de Apelaciones, los abogados de Argentina, ahora encabezados por el estudio Cravath, pidió al tribunal de alzada una definición a las apelaciones que dilatan la eliminación de las sanciones al país antes del 24 de marzo (fecha que coincide con la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama).
Argentina propuso un cronograma de argumentaciones "exprés", en el que los holdouts presenten su escrito el 11, la República responda el 14, los acreedores repliquen esa respuesta el 16 y a la audiencia entre las partes sea el 17.
NML y Aurelius, en tanto, propusieron estirar los plazos de presentación de los escritos hasta el 25 de marzo, lo que haría que la definición de Apelaciones se estire hasta abril.
En su orden de la semana pasada, el juez Griesa afirmó que quitará las sanciones que impiden al país pagar la deuda regularizada una vez que el Congreso derogue las leyes Cerrojo y que el Argentina pague a los acreedores con deuda en default que aceptaron la oferta con quita promedio del 25% hasta el 29 de febrero. Eso incluye al 85% de los litigantes, con reclamos por casi u$s 8000 millones. Si se suma el acuerdo con acreedores italianos, la cifra se estira a unos u$s 10.500 millones. El país pagará en efectivo, luego de emitir bonos por hasta 15.000 millones a entre cinco y treinta años de plazo y una tasa esperada del orden del 7% anual.
NML y Aurelius habían pedido a Griesa estirar las sanciones por otros treinta días, a pesar de que impusieron a Argentina la condición de pagar hasta el 14 de abril inclusive. Argumentaron que eso daría la posibilidad de suscribir acuerdos a otros fondos de inversión, presumiblemente firmas satélites de ellos. Griesa rechazó ese pedido, que fue recurrido.
A esa apelación se sumó la de bonistas que no aceptaron la oferta. El grupo de acreedores argentinos y fondos de inversión dice reclamos por u$s 2000 millones.
Argentina deberá saldar u$s 3100 millones a los bonistas que con títulos de los canjes, cuyos pagos están trabados desde junio de 2014. Según el abogado Marcelo Etchebarne, del estudio Cabanellas, el Gobierno deberá "hacer un pedido de consentimiento a quienes entraron al canje para que acepten la reconciliación del monto a pagarles y renuncien a cualquier reclamo futuro, antes de pagar a los holdouts". En otras palabras, pedirles a los acreedores que renuncien a pagos adicionales.
En tanto, la Corte Suprema pospuso para el 22 de abril una decisión sobre la embargabilidad de las reservas del Banco Central. Esa causa quedará vacía si los acuerdos de pago prosperan.