Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Buenos Aires buscará más recursos de la Nación antes de volver al mercado

Haber cerrado el pleito con los holdouts casi en paralelo con la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, le permitió a los funcionarios argentinos palpar en vivo y en directo el entusiasmo que generó tanto en el staff de los organismos como entre los principales bancos de inversión, el contexto financiero favorable que se abre para el país. Con los mercados emergentes estancados y Brasil tirando para atrás el crecimiento de la región, la Argentina quedó parada en primera fila para recibir el flujo de fondos que sus vecinos no reclaman.
Los funcionarios del Ministerio de Hacienda están listos para abrir hoy el proceso de emisión de los bonos con los que se cancelarán esta misma semana los pagos a los fondos buitre. En el mercado se aseguraba que la oferta superaría los u$s 25.000 millones, un monto que excede por lejos lo que busca hoy la administración Macri.
El equipo de Prat-Gay tratará de capitalizar este apetito con la mejor tasa posible. Cualquier porcentaje menor a 8% será bien recibido. La provincia de Buenos Aires, que también tuvo su propio road show, aprovechó el escenario para testear el mercado, aunque sabe que todavía es temprano para volver a emitir. Hernán Lacunza, de todos modos, aprovechó para dialogar con representantes de Goldman Sachs, Bank of America, Merryll Lynch, Citibank, UBS, Morgan Stanley, HSBC, BNP Paribas, Deutsche Bank y Credit Suisse. De los u$s 4000 millones de deuda que le aprobó la Legislatura, aún restan tomar u$s 2750 millones. Para ello planifican un bono local entre el segundo y el tercer trimestre, y apelar a inversores externos recién antes de fines de año.
En lo inmediato, los funcionarios bonaerenses procurarán cerrar con la Nación un acuerdo que regule un nuevo flujo de transferencias nacionales. La eliminación de gastos superfluos ya permitió liberar fondos para elevar gastos sociales (jubilaciones, aumento de partidas para comedores escolares y hospitales, entre otros). Pero el plan de inversiones en infraestructura requiere otros montos.
Lacunza y Rogelio Frigerio deberán consensuar una cifra aceptable para el principal distrito del país, que comanda María Eugenia Vidal, pero también para las metas del déficit fiscal nacional. Si el Fondo del Conurbano fluyera al 100%, la provincia recibiría $ 45.000 millones, muy lejos de los $ 650 millones en los que quedó congelado desde 1994. Ambos funcionarios deberán esforzarse por demostrar que la economía también es el arte de lo posible.