Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brexit, cisnes negros y el "Lehman europeo" al que todos temen en Argentina

Brexit, cisnes negros y el

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea ha generado sorpresa e incertidumbre. Sorpresa, que se traduce en los descensos de más del 10% en promedio para las bolsas europeas e incertidumbre, que podría traducirse en la mala prospectiva que comienza a regir para la economía del Reino Unido y que podría generar nuevos descensos en la cotización de los activos bursátiles en las próximas jornadas. Por supuesto, la libra esterlina también pierde terreno frente al dólar (u$s 1,33) y la respuesta a todo este movimiento descendente es que los bancos centrales pondrán a disposición más de 500.000 millones de euros sumando las asistencias anunciadas en caso de ser necesario.

En el análisis inmediato, la decisión de carácter histórico que ha tomado el Reino Unido –la segunda economía de Europa y la quinta a nivel mundial– con una participación extraordinaria de 30 millones de personas (más del 70% de la población), promueve el “escape hacia lo desconocido” de la realidad británica, hiere en forma pronunciada el proyecto europeo e le da mayor dimensión  y proyección al lamentable y reprochable proyecto de nacionalismo que crece en Europa lanzado de frente contra el establishment político.

¿Cuál puede ser el impacto de la salida de Gran Bretaña de la zona euro? ¿Pueden Italia, Francia y Alemania copiar el ‘gesto’ inglés? ¿Cuánto cambia la ecuación financiera de las miles de empresas que hoy trabajan en Inglaterra y pertenecen a la Unión Europea? Se trata de interrogantes que, por ahora son difíciles de dimensionar, pero para avanzar unos metros en el análisis, uno de los factores para la salida es que la mayor parte de los británicos piensa que se necesita un cambio económico, y confían que de esta manera lo obtendrán. En  una perspectiva de crecimiento magro e inflación en alza, la potencia del intercambio intrazona con el resto de la Unión Europea parece no haber impulsado estos resultados. También la inmigración se ha convertido en el tema inevitable. El 76% de británicos considera que los niveles actuales de inmigración son insostenibles. Según el sondeo de YouGov, el 57% de los británicos cree que la inmigración sería más baja tras la salida de la UE.


Lo preocupante no es sólo el escenario que se cierne, ni la sorpresa. Lo verdaderamente impactante, es que para buena parte de los referentes y analistas, estamos en presencia de un nuevo cisne negro.


La teoría del Cisne Negro o teoría de los Eventos del Cisne Negro es una metáfora que encierra el concepto de que cuando un evento es una sorpresa (para el observador) y tiene un gran impacto, después del hecho, este evento sorpresivo es racionalizado por retrospección. La desarrolló Nassim Nicholas Taleb para explicar el desproporcionado papel de alto impacto, difícil de predecir, y los eventos extraños que están fuera del ámbito de las expectativas normales de la historia, la ciencia, las finanzas y la tecnología.

Los vasos comunicantes con la Argentina no son pocos. El fortalecimiento del dólar (el desplome de la libra esterlina y el euro) puede llevar al Banco Central argentino a un recálculo de sus estrategias. Si los ahorristas locales vislumbran que esto cambiará el mapa de las inversiones, muchos podrían correr a comprar divisas; de lo contrario, deberá el BCRA vigilar que le fortalecimiento del dólar no impacte en términos de competitividad. Pasando por alto el tema Malvinas y de comercio exterior, otro correlato será la suba de la prima de riesgo de muchos países europeos y el encarecimiento de los recursos disponibles en el mercado, amén de la destrucción masiva de valor económico en las bolsas.