Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bonturi: "La Argentina debe mejorar competitividad y productividad"

El director de Relaciones Globales de la OCDE se mostró satisfecho por las políticas económicas implementadas por el Gobierno en estos 6 meses y dijo que posibilidad de la Argentina a la OCDE dependerá de decisión del Consejo de la organización

Bonturi:

"La Argentina hace muchos años que no ve un aumento importante de la productividad. Las reformas que se implementaron marcan un inicio muy bueno, pero hay muchas otras que deben ser llevadas a cabo", sostuvo Marcos Bonturi, director de Relaciones Globales de la OCDE.

En una entrevista que concedió a El Cronista, dentro de la apretada agenda de la comitiva que estuvo desde el lunes en Buenos Aires, Bonturi, brasileño de origen que trabaja hace más de 15 años en la OCDE, dialogó con este diario en su trayecto entre el Ministerio de Hacienda y el Palacio San Martín. Ayer se reunió con Alfonso Prat-Gay, Marcos Peña, Susana Malcorra y Jorge Todesca, entre otros funcionarios. Todo en menos de 9 horas, ya que su avión partió a las 18, de regreso a París.

Sobre la posibilidad de incorporación de la Argentina a la OCDE, aseguró que "enriquece el debate y torna la organización más global y relevante", pero que la decisión de invitación al país lo decidirá el Consejo conformado por los 35 Estados miembro. "Queremos que la Argentina participe más", sostuvo.

–Prat-Gay y Malcorra entregaron la carta a Angel Gurría en la que explicitan la intención de cambiar de estatus dentro de la OCDE, ¿qué posibilidad existe de que el país ingrese?
–Es una decisión que lleva tiempo. Va a ser tomada en los próximos meses por el Consejo de la OCDE, que son 35 los países miembro. Estamos trabajando para explicar los beneficios que traería la incorporación de la Argentina. Desde el secretariado general interpretamos que la organización se beneficiaría mucho. Es un trabajo de convencimiento, de explicación. Se necesita la aceptación política de ellos para empezar un proceso de adhesión.

–¿Qué le parecen las políticas económicas de los últimos 6 meses y qué cambios habría que hacer para que se dé la incorporación?
–Vemos con mucho optimismo la ambición de reforma del gobierno de Argentina. Lo que se ha hecho ya en estos meses es muy sustancial. Apoyamos enteramente el programa de reformas del Gobierno. En estos días estamos discutiendo cooperación con los ministerios: cada uno explicó el proyecto de reformas, no tanto dónde quieren llegar, sino cómo hacerlo. Nosotros lo que hacemos es mostrar cómo lo hicieron otros países, los que lo hicieron bien y también los que lo hicieron mal, que se aprende aún más. Es difícil hoy para mí decir qué hay que hacer. Por ejemplo, acabamos de tener una muy buena discusión con los funcionarios de estadísticas. Y nosotros tenemos un comité sobre este área. No conocemos en detalle los retos que tienen, pero sí tenemos una recomendación de la OCDE sobre buenas prácticas en estadísticas, que habla de la autonomía del instituto, el financiamiento, entre otros.

–¿Van por buen camino los cambios desde el Indec?
–Fue una reunión sencilla en la que hablamos nosotros principalmente, sobre el comité de estadísticas.

–¿Cuál sería el principal reto para la economía argentina?
–Hay un problema importante de competitividad y productividad. La Argentina hace muchos años que no ve un aumento importante de la productividad. Es el principal reto. Las reformas que se implementaron marcan un inicio muy bueno, pero hay muchas otras, desde lo laboral, innovación, presupuesto, que deben ser llevadas a cabo.

–¿Y abrir más la importación y fronteras?
–La OCDE, se sabe, es para economías abiertas. La prosperidad mundial depende mucho de mercados abiertos. Es una recomendación que hacemos siempre, en todos los campos.

–¿Cómo siguen los pasos para la incorporación de la Argentina?
–En ese viaje estamos discutiendo un programa de cooperación, de manera independiente de la adhesión. Hay mucho que se puede hacer antes. No hay fecha de cuándo se podría dar; es un proceso que no empezamos todavía. La OCDE no tiene la información aún detallada de las diferentes áreas. Un proceso normal de adhesión lleva, como mínimo, tres años. A los países mejor preparados les llevó este plazo. A algunos otros les lleva mucho más.

–¿Cree que en estos seis meses se hizo más de lo que se esperaba?
–La comunidad internacional en general se sorprendió con la velocidad de cambios en la Argentina. Este es un país de importancia sistémica: está en el G20, va a tener la Presidencia en 2018. Es nuestro interés tener la perspectiva argentina, la visión. Enriquece el debate y torna la organización más global y relevante. Queremos que participe más.

–Hay también muchas críticas a algunas medidas, como en el ajuste de tarifas, por ejemplo.
–Es difícil juzgar. La OCDE lo que mira una política específica de un país. Y no son de un director en particular de la organización, si no de un grupo de países que trabajan en los comités. Si se hace una recomendación en particular va a estar avaladas por los 35 países de la OCDE. Yo no puedo individualmente hacer una recomendación.