Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Bono de fin de año: qué acordaron el Gobierno, la CGT y los empresarios

Bono de fin de año: qué acordaron el Gobierno, la CGT y los empresarios

El Gobierno, los empresarios y los gremios sellaron hoy la paz con un acuerdo que instituye un proceso de diálogo y pauta negociaciones sectoriales para el pago de un bono de fin de año en el sector privado.

Los participantes de la reunión encabezada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, firmaron un “acta acuerdo” titulada “Diálogo para la Producción y el Trabajo”.

El dato saliente, fue el anuncio de un bono de fin de año de 2000 pesos con el que se busca compensar en parte a los trabajadores por el hecho de que la inflación anual va a terminar superando a los aumentos salariales acordados para este año en las distintas paritarias.

Sin embargo, el bono no es obligatorio y, de hecho, las patronales de Comercio ya salieron a aclarar que no lo van a instrumentar. Ese sector está a punto de firmar el segundo tramo de la paritaria –el de Armando Cavalieri fue uno de los gremios que dividieron la negociación en dos partes- que convalidará un aumento salarial del 12% a partir de este mes y del 7% desde enero con lo que, incluyendo el 20% del primer tramo, la suba de punta a punta llegará al 39%, muy por encima del promedio de incrementos salariales.

Más allá del caso puntual de los empleados de Comercio, al anunciar el bono, los ministros se ocuparon de aclarar que no se analizó aún si habrá un bono –y mucho menos, de qué monto sería- para los empleados estatales y que, además, esa discusión deberá darla cada provincia.

Y, para el sector privado, el valor de $ 2000 del bono funcionará como una “referencia/base” que no necesariamente será universal y mucho menos uniforme.

Lo que el acta establece taxativamente en su punto b es que “los trabajadores y los empleadores abrirán una negociación por sector para el pago de un Bono extraordinario de Fin de Año” que “tendrá la forma de suma no remunerativa, y servirá como compensación de la evolución salarial respecto a la inflación durante el año 2016” y que para eso se acuerda “como referencia/base un monto de $2.000 por trabajador”.

De todos modos, lo que se firmó, se encargó de resaltar Peña, es “un documento político, no un decreto ni una orden judicial”.

Así, lo que se estableció es un compromiso para que cada sector “negocie” el bono, con los $ 2000 como referencia (aunque no queda claro que sea necesariamente el piso).

Antes de la firma, el referente de la Unión Industrial José Urtubey había afirmado que el pago del bono “no es generalizable” para la industria, teniendo en cuenta las complicaciones que viene arrastrando el sector y con 1200 convenios diferentes.

El acuerdo incluye otros dos compromisos: el punto a institucionaliza “el Diálogo para la Producción y el Trabajo” y ya deja pautada una nueva reunión “durante la primera quincena de los meses de noviembre y de diciembre”; y el punto c llama a “utilizar como eje articulador de la agenda de trabajo conjunta los 8 ejes del Plan Productivo Nacional”.