Bono IFE ANSeS: el kirchnerismo lo quiere reactivar con lo recaudado por el impuesto a la riqueza

Mientras el Gobierno busca desentenderse de la iniciativa, que será votada el martes, el kirchnerismo incluso evalúa costear un IFE 4 que no contempla Guzmán. Enviarán el proyecto para legalizar el aborto que es rechazado en el Senado y el cristinismo espera que el comité de expertos le dé la razón en el affaire Rafecas.

Si en parte del Gobierno puede sonar incómodo que el kirchnerismo legislativo, en plena reconstrucción del dialogo con empresarios y con una misión del FMI en el país, haya desempolvado el proyecto del impuesto a las grandes fortunas para tratarlo el martes en el recinto de Diputados, en la Casa Rosada se preparan para aprovechar esa misma jornada, simbólica para una administración peronista por ser el Día de la Lealtad, para cumplir la demorada promesa de enviar al Congreso la propuesta de legalización del aborto.

Como ya contó este diario, la propia Cristina Fernández de Kirchner no cree que sea este el momento para debatirlo. El presidente del bloque del FdT del Senado, José Mayans, autodeclarado "celeste", insistió ayer que "no es un tema para tratarlo ahora por el tema de la emergencia que estamos teniendo, hay provincias que tienen problemas realmente serios".

En la Rosada evitaron confirmar que mañana se enviará el texto elaborado por la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, si bien los entusiasma la coincidencia con la efémerides justicialista, el regreso al país de Juan Domingo Perón en 1972. Lo cierto es que se encuadra en el calendario del anticipo de la funcionaria albertista: prometió remitirlo al Congreso durante este mes para que se traten en sesiones extraordinarias en diciembre.

Para contextualizar el "Aporte Solidario", tal es su nombre en papel, adelantó el diario Perfil, desde el kirchnerismo y el massismo evalúan modificar la iniciativa en el mismo recinto para añadir una función más a los $ 307.000 millones previstos de contribución de 9298 personas con más de $ 200 millones de patrimonio: además de compra de equipamiento de salud por la pandemia y ayuda a Pymes, entre otros ítems, que una parte se utilice para financiar el Impuesto Familiar de Emergencia (IFE). El mismo ministro de Economía, Martín Guzmán, ya desestimó que el Gobierno realice un cuarto pago.

En declaraciones a CNN Radio, el ministro de Producción, Matías Kulfas, evitó avalar la propuesta, al remarcar que el Gobierno "no retiró la ayuda social" sino que "la vamos modificando".

Desde un importante despacho de Balcarce 50 insistieron que el IFE será transformado en un paquete de ayuda direccionada. "No perseguimos un ahorro fiscal sino una inversión social más justa. ¿Es justo darle el IFE 4 a gente que no esta aislada? El Gobierno va a jugar fuerte para contener la demanda social, ampliando programas y con el bono de fin de año", prometen.

Más allá de un bono que saldría de la ANSeS, cuyo monto aún está en debate, el Gobierno enumera como parte del plan pensado para un diciembre caliente que: se pagará doble la Tarjeta Alimentar que llega a 1,5 millones de familias "e implica volcar $ 15.000 millones a la economía", se distribuirán 1,7 millones de cajas navideñas con nueve productos para 7 millones de personas, se ampliaron los fondos para comedores comunitarios y comedores escolares; y se fortalecerán las transferencias de fondos a municipios y gobernaciones para la compra de alimentos.

Como si fuera poco, en el cristinismo ya esperan con una media sonrisa el 18. Ese día, la comisión de expertos que convocó Alberto Fernández revelará sus propuestas para una reforma de la Justicia. Ya trascendió que, entre otras cuestiones como el funcionamiento de la Corte, le aconsejarán modificar el sistema de elección y la duración del mandato del Procurador. Es, precisamente, lo mismo que esgrime la Vicepresidenta para no tratar el pliego del candidato oficial, Daniel Rafecas.

Tags relacionados

Más de Economía y Política

Compartí tus comentarios