Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Bonafini encabezó la ronda 2000 de las Madres y cruzó a Macri

Luego de la polémica por los dichos del Presidente sobre los desaparecidos, Hebe de Bonafini se reunió con Cristina Kirchner y brindó para que "Macri nos tenga miedo"

Una multitud acompañó la ronda 2000 en la Plaza de Mayo

Una multitud acompañó la ronda 2000 en la Plaza de Mayo

Con la antesala del fallido operativo policial para llevar a declarar a Hebe de Bonafini por "Sueños Compartidos" y las cuestionadas declaraciones presidenciales al calificar la última dictadura militar de "guerra sucia", las Madres de Plaza de Mayo cumplieron ayer con la marcha 2000 acompañadas por centenares de seguidores y militantes de agrupaciones kirchneristas. La consigna fue retomar la "resistencia", como casi 40 años atrás, esta vez frente al gobierno de Mauricio Macri, a quien señalaron como "un enemigo".

Las Madres realizaron una vuelta más alrededor de Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, como es habitual todos los jueves desde 1977 para pedir memoria, verdad y justicia para los desaparecidos de la última dictadura cívico militar. Pero esta vez la ronda no se realizó bordeando la Pirámide sino, por la multitud que para para ese momento de la tarde ya había incluso en las calles aledañas, las Madres tuvieron que dar la vuelta de la propia plaza y a bordo de la camioneta, en lugar de hacerlo a pie. La titular de la asociación, Hebe de Bonafini, aseguró ante el público que se congregó desde el mediodía que volverán a las "marchas de resistencia" porque "hace 8 meses, en la casa de Gobierno, tenemos otra vez un enemigo".
 

Bonafini llegó alrededor de las 15.30 a bordo de una combi, proveniente de la sede de las Madres, donde mantuvo una reunión de más de dos horas con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Allí, ambas, brindaron por las 2000 rondas. Y con la copa en alto, Bonafini sumó un deseo: que Macri "nos tenga miedo". Ante un gesto disuasivo de la ex Presidenta por el comentario, la dirigente de Derechos Humanos ratificó: "Sí, que nos tenga miedo. Me encanta".

Más tarde, en la plaza, la titular de Madres volvió a respaldar a la ex mandataria. "¡Por el derecho a trabajar, resistir sin descansar, Cristina conducción!", bramó Bonafini desde el escenario montado a un costado de la Plaza, mientras que en el vallado pegaron una escenografía de la Casa Rosada en la que el público escribió numerosos mensajes en contra del Gobierno y en apoyo a las Madres.
"Nunca fuimos Madres de escritorio sino de las calles, por eso hicimos marchas de la resistencia. Cuando vino Néstor (Kirchner) dejamos de hacerlas porque en la Casa Rosada se sentó un hijo nuestro pero ahora está el enemigo", explicó.

Mientras más dirigentes de Derechos Humanos y legisladores se sumaron ayer al coro de críticas a las declaraciones de Macri al sitio BuzzFeed del día anterior, en las que aseguró "no tener idea" de la cantidad de desaparecidos, el Gobierno salió a respaldarlo. Una de las nuevas voces fue la de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, que reprochó que el mandatario "se ocupa de cambiar la historia a su gusto".

Ante el silencio de los ministros, el apoyo llegó con un comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos, a cargo de Claudio Avruj, tímidamente difundido por Facebook y no de forma oficial. "Memoria, Verdad y Justicia es política de Estado, porque –como dijo el Presidente– los juicios por lesa humanidad son prioritarios", dice el texto, que continúa avalando el término que tanto malestar causó: "La ‘guerra sucia’ debe entenderse desde la responsabilidad mayúscula del Estado por los crímenes cometidos". Y se mete de lleno en la polémica de la cifra: "30.000 es la cifra que marcó el camino de la lucha de la sociedad argentina".