Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bonadio insiste con quedar a cargo de la denuncia de Nisman contra Cristina

Hoy está en manos del juez Lijo, pero su par espera que se declare incompetente y le derive a su juzgado el expediente, que tiene similitudes con otro que instruye por AMIA

El juez Bonadio también investiga a Timerman por traición a la patria

El juez Bonadio también investiga a Timerman por traición a la patria

El miércoles, cuando se reinicie la actividad judicial tras la feria de verano, se reactivarán varios expedientes que involucran a funcionarios y ex funcionarios, algunos con camino seguro de juicio oral y público que podrían llevarse adelante incluso este año. Sin embargo, será una causa incipiente la que tendrá mayor exposición mediática: la que investigará la denuncia que el fiscal Alberto Nisman realizó hace dos años, días antes de morir, contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner por presunto encubrimiento a Irán en el caso AMIA.

A cargo del juez Ariel Lijo desde principios de enero, buena parte del futuro de la causa se definirá en los primeros diez días de febrero, en los que Lijo deberá definir qué medidas de prueba ordenará, qué validez le dará a los argumentos que expuso en su momento Nisman y, principalmente, si él es el magistrado competente para llevar adelante la investigación que, en dos oportunidades, su colega Daniel Rafecas se negó a abrir.

A la espera de lo que haga Lijo se encuentra otro par, Claudio Bonadio, quien según fuentes de Comodoro Py ansía quedarse con el expediente, que lo vincula a otro que ya instruye en su juzgado y que tiene un denominador común: el ex canciller Héctor Timerman. Apuntado por Nisman como uno de los ideólogos del plan de encubrimiento a Irán al momento de firmar el memorándum de entendimiento en 2013, Bonadio indaga respecto a Timerman otro presunto delito que pudo haber cometido: el de traición a la patria.

Se trata de una investigación que gira en torno a un audio de 2012, en el que participan Timerman y el ex titular de AMIA, Guillermo Borger. En el mismo, el ex canciller reconoce implícitamente la responsabilidad de Irán en el atentado de 1994, cuando fallecieron 85 personas. Menos de un año después, el kirchnerismo avanzó en el Congreso con el memorándum con la república asiática, posteriormente derogado por la Justicia.

Ese lazo entre ambos casos lleva a Bonadio a plantear que las causas son conexas y solicitar que le envíen el expediente, cuando estaba en manos de Rafecas. El juez pretende hacerlo de nuevo, ya que cree que su expediente se encuentra más avanzado. En caso de que Lijo se declare incompetente (como ya hizo a mediados de 2015, aunque en otra circunstancia de la denuncia), Bonadio podría ser quien comience a instruir el caso.

Bonadio viene de procesar a Cristina en la causa en la que la investigó por "administración infiel" debido a decisiones que tomó su gobierno en relación al mercado de dólar futuro. Pero también la investiga en la causa Los Sauces, que denunció Margarita Stolbizer, y que busca saber si los empresarios Lázaro Báez y Cristobal López pagaron coimas a los Kirchner en concepto de alquileres realizados a través de una sociedad inmobiliaria familiar.

El kirchnerismo buscó apartar como juez federal a Bonadio en reiteradas ocasiones, al punto de lograr en 2014 que se le imponga una multa con una quita del 30% de su sueldo. Sin embargo, los intentos que realizó en el Consejo de la Magistratura para impulsarle un jury no tuvieron éxito.