Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bonadio inhibió los bienes de Cristina que está cada vez más complicada

Se notificó de manera formal por dólar futuro y cruzó a Stolbizer y al juez por ‘connivencia’ en Los Sauces. En Comodoro Py crece con fuerza la chance de que se ordene su detención

Tras declarar en los tribunales de Comodoro Py, la ex Presidenta visitó la redacción del diario Tiempo Argentino

Tras declarar en los tribunales de Comodoro Py, la ex Presidenta visitó la redacción del diario Tiempo Argentino

La nueva recorrida judicial de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner no fue tan masiva en convocatoria como la de abril pasado, pero sí dejó como saldo un nuevo round entre la ex mandataria y el juez Claudio Bonadio. Luego de que el magistrado dispusiera la inhibición de los bienes de Cristina en la causa que investiga irregularidades en la venta de dólar futuro, la ex mandataria replicó con una denuncia hacia Bonadio y la diputada Margarita Stolbizer, a quienes acusó de actuar en "connivencia" y por "tráfico de información".

Poco antes de las 13 llegó Cristina a Comodoro Py para notificarse personalmente del procesamiento que le dictó Bonadio por presunta "administración infiel en perjuicio de la administración pública" y del embargo por $ 15 millones que también decidió el juez. Tras ingresar en el juzgado número 11, cumplió con el trámite y poco después se llevó otra mala noticia: el juez determinó la inhibición de todos sus bienes. Pero se hizo tiempo para radicar una denuncia contra el juez y Stolbizer en la fiscalía de Gerardo Pollicita, por la presunta filtración y tergiversación de un documento obtenido durante un allanamiento realizado la semana pasada en el marco de Los Sauces, otro expediente que instruye Bonadio en su contra. La ex Presidenta fue contundente al declarar que "hay una judicialización de la política que tiene por objeto que los argentinos no hablen de las cosas que les preocupan como el tarifazo" y apuntó directamente contra Stolbizer. "Además de mala es burra y ese es el principal problema porque cuando la maldad se suma a la ignorancia es un cóctel peligroso", expresó, aludiendo también a la denuncia más de nueva de Stolbizer, sobre la existencia de dos cajas de seguridad no declaradas de los Kirchner con u$s 5 millones y de una cuenta bancaria por u$s 1 millón nombre de Florencia Kirchner, la hija de Cristina.

Si bien Cristina ayer debió cumplir un paso formal en la causa dólar futuro, en la que se le adjudica la responsabilidad por pérdidas de $ 76.000 millones al Banco Central, su preocupación parece estar centrada en las dos causas que se iniciaron, justamente, a partir de denuncias de Margarita Stolbizer.

Hotesur, caso en el que se investigan irregularidades en la empresa hotelera de los Kirchner en Santa Cruz, es tramitada por Julián Ercolini, quien hace dos semanas levantó el secreto fiscal contra la ex mandataria y sus hijos. "Está dando puntadas finas, tratando de reorganizar la causa, que va a ser la más larga y mejor trabajada", aseguran fuentes judiciales sobre los avances del juez, que sucedió en el caso a sus pares federales Daniel Rafecas –se declaró incompetente– y Bonadio, a quien separaron del caso luego de la recusación de Romina Mercado, sobrina de Cristina. Ayer, Ercolini pidió al Banco Central que identifique las cuentas de Cristina, Máximo y Florencia Kirchner y detalle qué movimientos tuvieron.

La causa Los Sauces, en tanto, indaga sobre si los Kirchner, a través de una sociedad inmobiliaria, recibieron o pagaron coimas de los empresarios afines Cristóbal López y Lázaro Báez. De Báez, precisamente, es de quien más teme el entorno de la ex presidenta. Detenido desde abril en la causa por lavado denominada mediáticamente como "la ruta del dinero K", en la que también están siendo investigados sus cuatro hijos, por ahora no reconoció lazos económicos con el clan Kirchner, aunque ayer, tras una nueva declaración, insistió con una reunión en Olivos que habrían tenido Cristina y el juez de esa causa, Sebastián Casanello.

"Van a ordenar detenerla, en la causa que sea, pero va a pasar", se escucha de voces que frecuentan los tribunales de Retiro en relación al futuro de la ex presidenta. No se habla de plazos, pero existe la convicción en los jueces de que el año judicial de Cristina seguirá en caída.