Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bonadio, Casanello y Ercolini, los jueces que definen el futuro del kirchnerismo

Dólar futuro, Ruta del dinero "K" y Hotesur son los casos centrales que complican a la gestión anterior. Sus fallos pueden ser clave para la ex presidenta y varios ex ministros

El extenso listado de causas judiciales que involucra a ex funcionarios del kirchnerismo se reparte entre los 12 juzgados de los tribunales de Comodoro Py. Sin embargo, las más sensibles se concentran principalmente entre tres jueces, que desde el comienzo del año se han ido convirtiendo en los más observados por el poder político y la opinión pública.

Claudio Bonadio se transformó, casi por decisión propia a raíz de expedientes que él mismo impulsó, en una especie de némesis del kirchnerismo en la Justicia. Tal vez su primer fallo adverso para la gestión de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner haya sido el procesamiento de Amado Boudou, el ex Vice, por la compra de un auto con documentación apócrifa. El episodio se dio en agosto de 2014, fecha que marcó un antes y un después en la relación entre el juez y el Gobierno anterior.

A finales de ese año, Bonadio se hizo cargo de la denuncia de la diputada Margarita Stolbizer contra los Kirchner por irregularidades en las declaraciones juradas de las empresas hoteleras que administran en Santa Cruz, el luego llamado caso Hotesur. Un año después fue separado, luego de ordenar una serie de allanamientos y tras un pedido de recusación de Romina Mercado, sobrina de CFK, que la Cámara Federal avaló.

Desde allí, los cortocircuitos entre el kirchnerismo y Bonadio se hicieron más evidentes. En el Consejo de la Magistratura la mayoría oficialista decidió multarlo con una quita del 30% en su sueldo, decisión que la Corte revirtió después. Y el juez comenzó a darle rienda suelta a una serie de expedientes dormidos, al tiempo que inició otros.

El más emblemático es el que habilitó a principios de este año y que investiga la venta de dólar futuro ordenada por el otrora Ejecutivo en el último trimestre de 2015. En esa causa declaró la ex presidenta, el 13 de abril pasado, y también lo hicieron, entre otros, el ex ministro de Economía Axel Kicillof y el ex titular del Banco Central Alejandro Vanoli. Todos podrían ser procesados esta semana, cuando concluyan las indagatorias.

Además, Bonadio viene de tomarle declaración al ex ministro de Planificación Julio De Vido en la causa que investiga la tragedia de Once, que dejó 51 muertos en 2012, y de procesar por abuso de autoridad a Vanoli y al ex secretario de Comercio interior Guillermo Moreno en una causa en la que se los acusó de hostigamiento al Grupo Clarín. A De Vido lo investiga también por pagar sobreprecios en la compra de GNL y por la compra de la empresa Transener a través de Electroingeniería.

Sebastián Casanello juró como juez federal en diciembre de 2012 y se lo vinculó al kirchnerismo por su supuesta vinculación a La Cámpora. Durante más de dos años mantuvo quieta la causa por lavado contra Lázaro Báez, que aceleró ahora, ordenando las detenciones de Báez y su contador Daniel Pérez Gadín. Aún debe una decisión sobre el rol de la ex presidenta en ese expediente, tras el pedido de imputación que realizó el fiscal Guillermo Marijuan.

Julián Ercolini completa la lista de los jueces con casos que más comprometen al kirchnerismo. Designado en 2004, cuatro años después en su juzgado recayó una denuncia de la diputada nacional Elisa Carrió contra los Kirchner por presunta asociación ilícita. Esa causa volvió al ruedo esta semana, al unificarse con el tramo de Hotesur que desechó su par Daniel Rafecas. La tramitará justamente Ercolini, que viene de ordenar la detención del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y de citar a declarar a De Vido –el lunes que viene– en la causa que indaga sobre la compra de material rodante a España y Portugal. Y Ercolini será también el juez que se ocupe del caso Nisman, ahora a cargo de la Justicia federal, en la que se busca saber si el fiscal de la unidad AMIA se suicidó o fue asesinado el 18 de enero de 2015.