Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las bolsas europeas cerraron en baja arrastrados por bancos y automotrices

Las bolsas europeas cerraron en baja arrastrados por bancos y automotrices

Las bolsas europeas finalizaron la primera rueda de la semana en terreno negativo, presionadas por las acciones bancarias y automotrices y expectantes a la asunción de Donald Trump en los Estados Unidos.

Sin la guía que suele ofrecer la marcha de Wall Street, los mercados ajustaron posiciones atentos a la rebaja de ráting de Italia y la incertidumbre sobre las políticas comerciales de Reino Unido y los Estados Unidos.

En Inglaterra, el FTSE 100 perdió 0,15%, hasta los 7327,13 puntos. Pese al retroceso y no alcanzar su decimoquinta suba consecutiva, el índice londinense fue el de mejor rendimiento, apoyado en la debilidad de la libra esterlina, en la víspera de un discurso clave de la primera ministra Theresa May sobre el Brexit.

En España, el IBEX 35 retrocedió 1,07%, hasta los 9410 enteros, presionado el ajuste sufrido por firmas vinculadas al sector financiero. Los dos bancos más grandes, Santander y BBVA se depreciaron 1,63% y 1,54%, respectivamente

En Alemania, el DAX 30 cayó 0,64%, hasta los 11.553,71 puntos; mientras que en Francia, el CAC 40 descendió 0,82%, hasta ubicarse en las 4882,18 unidades.

En el sector financiero, el índice bancario italiano terminó con números rojos después de que la agencia de calificación DBRS rebajara la calificación de Italia el viernes pasado, en una decisión que podría aumentar sus costos de endeudamiento.

De todos modos, la atención de los mercados está toda puesta en el próximo día 20, cuando Donald Trump asuma la presidencia de Estados Unidos, en medio de la incertidumbre sobre el modo en que su futuro gobierno gestionará o influirá en el proceso de paz.