EL NORTEAMERICANO JP MORGAN ES UNO DE LOS INTERESADOS

Bancos internacionales negocian la compra de la deuda en default de los buitres

Tienen en su cartera inversiones en títulos argentinos. Quieren evitar desplome de los bonos. También son emisores de seguros anti default, que se gatillarían sin arreglo

Caídas las negociaciones entre los bancos nacionales nucleados en Adeba y los fondos buitre para que las entidades les compren la deuda en default, surgieron en las últimas horas nuevos contactos entre privados que involucran bancos extranjeros.


Trascendió que el banco de inversión JP Morgan y otras entidades internacionales estarían negociando con los fondos NML y Aurelius para comprarles los títulos y, de esa manera, lograr que el juez Thomas Griesa destrabe el pago a los bonistas reestructurados por u$s 539 millones. Los bancos poseen en su cartera de inversiones bonos de los canjes de 2005 y 2010, por lo que son uno de los actores más afectados por el default y las consecuencias que la falta de pago tiene sobre el mercado.


También las entidades nacionales están sumamente interesadas en evitar una caída importante del precio de los bonos, pero la negociación se derrumbó a último momento porque no tenían garantías de que recuperarían la inversión. El objetivo de los bancos extranjeros, con más respaldo financiero para presionar por un acuerdo, sería buscar una solución alternativa al caso, indicaron a la agencia AFP fuentes cercanas a las tratativas. Las discusiones, sin embargo, se encuentran en etapa preliminar, aclararon las fuentes.


Aludían a una propuesta para comprar a los fondos bonos del juicio que ganaron a la Argentina por u$s 1.600 millones ante la Justicia federal norteamericana. Contactado por AFP, el JP Morgan no quiso confirmar la información: Declinamos cualquier comentario al respecto, señaló un portavoz del banco.


Trascendió que el banco norteamericano también está interesado en lograr una solución porque además de poseer títulos argentinos, es emisor de los Credit Default Swaps (CDS), los contratos para asegurar los bonos ante un incumplimiento de pagos que comenzarían a gatillarse a partir del default.


Incluso, hoy se reunirá la organización que regula el mercado de estos seguros anti default
International Swaps and Derivatives Association (ISDA) a pedido de UBS para intentar cobrar este seguro. Habrá un plazo de 48 horas para que este reclamo pueda hacerse efectivo. El JP Morgan es, además, miembro de este comité, al igual que otros bancos internacionales que también están detrás de la compra de la deuda a los buitre. Por otra parte, en el mercado aseguran que a la entidad le conviene avanzar con esta operación y luego negociar con el gobierno argentino en enero cómo cobrará los títulos en default, de cara a las próximas emisiones y reestructuraciones de deuda que realice la Argentina.

Tags relacionados