Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Bajas de hasta 3,8% para los commodities agrícolas y leve suba del crudo

Al "pánico" del mercado electrónico cuando se perfilaba el triunfo del candidato republicano, se sumó el informe mensual del Usda y los granos retrocedieron fuerte

En el mercado de Chicago pesó el resultado electoral pero también los informes técnicos

En el mercado de Chicago pesó el resultado electoral pero también los informes técnicos

El triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos causó en las primeras horas del día incertidumbre en los mercados financieros y en las plazas en las que se comercian las materias primas, tanto energéticas como agropecuarias. Chicago no fue la excepción y tuvo un miércoles de alta volatilidad, que arrancó en la madrugada con el "pánico" en las operaciones electrónicas, que se tradujeron en caídas de más de 5% en las cotizaciones de soja, maíz y trigo, cuando se perfilaba la victoria del candidato republicano pero todavía restaban horas de recuento electoral.

Algo similar ocurrió con el petróleo, que arrancó la jornada con bajas de 4%, en medio de la incertidumbre por la derrota de Hillary Clinton, pero se recuperó y terminó el día con una mejora de 0,6%, hasta u$s 45,27 por barril, el mayor valor en una semana. Esa mejora estuvo impulsada por un reporte del Departamento de Energía estadounidense, que dio cuenta de que las reservas de crudo subieron la semana pasada más de lo esperaba el mercado.

En tanto, la suerte de las materias primas agrícolas fue diferente. Arrancaron el día de la victoria de Trump con bajas pronunciadas, que se fueron moderando y hasta ensayaron alguna recuperación tras los discursos del ganador de la contienda electoral y de su adversaria demócrata. Pero, allí apareció el informe mensual de oferta y demanda del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda) y fue demoledor.

La soja perdió 2%, y quedó en u$s 360 por tonelada para la posición noviembre y en u$s 364 el futuro más cercano (enero), el menor valor de la semana; mientras el maíz se retrotrajo 3,8%, hasta u$s 134,15 la tonelada, el valor más bajo en los últimos 30 días de operación. Por su parte, el trigo cayó otro 2%, hasta u$s 149,4 la tonelada.

Las fuertes bajas se produjeron ante las nuevas estimaciones del Usda sobre la actual cosecha gruesa en Estados Unidos. El ente norteamericano subió su estimación para la producción de soja (que ya se calculaba como récord) a 118,62 millones de toneladas, 1,1% más de lo que esperaba el mercado; y ubicó las existencias finales en 13 millones de toneladas, 14% por encima de los pronósticos privados. También incrementó las perspectivas para las exportaciones norteamericanas del poroto, y disminuyó los cálculos de procesamiento de soja en suelo estadounidense.

Para el maíz, por su parte, consideró que la producción norteamericana subirá a 386,74 millones de toneladas y los stocks finales en 61,03 millones de toneladas, cuando los especialistas esperaban, y los fondos especulativos apostaban, un recorte interesante de esas previsiones. El Usda mantuvo sin modificaciones sus perspectivas de ventas externas del cereal.

Y si bien dejó sin cambios sus previsiones para la cosecha gruesa en Brasil y la Argentina (en el caso de la soja, espera 102 millones de toneladas y 57 millones de toneladas respectivamente), el organismo norteamericano elevó las cifras de existencias mundiales para soja, en 5,4%, a 81 millones de toneladas; y para maíz, 0,6% hasta 218,19 millones de toneladas.

Los analistas prevén para las próximas ruedas más volatilidad y remarcan que la visión del mercado puede volcarse sobre lo que pase en América del sur. No tanto por Brasil, donde se estima cosecha sojera de 102 millones de toneladas, sino en la Argentina, con las lluvias atrasado las tareas de siembra y en momentos en que la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó en 52,5 millones de toneladas la próxima producción sojera.