Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Báez le apuntó a Casanello pero otra vez evitó involucrar a Cristina

Dijo que se encuentra "bien" de salud y se desligó de haber sido beneficiado con licitaciones para la obra pública. Al juez lo acusó por "no llevar la causa de manera imparcial"

A dos meses de su detención, Lázaro Báez regresó ayer a los tribunales de Comodoro Py, luego de que la Cámara Federal accediera a su pedido y autorizara la audiencia que había solicitado. El empresario santacruceño deslizó que "no entiende" por qué está detenido y consideró que la causa por supuesto lavado de dinero en la que se encuentra procesado con prisión preventiva "no está llevada en forma imparcial" por parte del juez Sebastián Casanello.
Temprano, Báez llegó custodiado desde el penal de Ezeiza, donde se encuentra detenido desde principios de abril. "Yo estoy bien", les dijo Báez a los jueces de la Sala II de la Cámara Federal durante la audiencia realizada a pedido suyo, que duró menos de 20 minutos este lunes por la mañana y en la que pidió que no estuvieran presentes abogados ni periodistas.
Según confió una fuente judicial presente en la reunión, Báez aseguró a los camaristas que con su firma Austral Construcciones SA cotizó en licitaciones de obras públicas en la provincia de Santa Cruz al igual que "otras empresas importantes", pero se desligó de supuestas irregularidades sobre los valores al alegar: "Yo no fijaba los precios". Además, Báez se quejó de que el juez Casanello "no evacuó todas las medidas de prueba" que había presentado su defensa en el expediente y conjeturó por ello que a su entender "la causa no está llevada en forma imparcial". Los camaristas Eduardo Farah, Horacio Cattani y Martín Irurzun sólo le preguntaron por su estado de salud y Báez les dijo que en la cárcel de Ezeiza está bien atendido, aunque a veces faltan "algunos insumos".
Los abogados de Lázaro Báez, Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari, esperaron afuera a que finalizara el encuentro, y momentos después se conoció que el empresario detenido había despedido a la abogada Elizabeth Gasaro, luego de que trascendiera una escucha telefónica donde se aludía al juez Casanello y a una presunta coima.
Trasladado por efectivos del Servicio Penitenciario Federal, Báez permaneció en el edificio de Comodoro Py durante casi seis horas. La mayoría de ese tiempo estuvo encerrado en la alcaidía de la planta baja, hasta donde se acercó a visitarlo su hijo mayor, Martín Báez, también procesado sin prisión preventiva en esta causa, pero el joven no pudo verlo ni antes ni después de la breve audiencia, confiaron fuentes judiciales.
En paralelo, su otro hijo varón, Leandro, insistió en recusar a Casanello, pero esta vez directamente ante la Cámara Federal. "El juez ha direccionado la investigación al solo efecto de evitar incluir funcionarios de la administración de Cristina Fernández de Kirchner y a la misma ex mandataria, y al mismo tiempo perjudicar únicamente a la familia Báez", insistió en el escrito al magistrado.
Casanello procesó con prisión preventiva a Lázaro y a su contador, Daniel Pérez Gadín, ambos detenidos. Esos procesamientos por supuesto lavado de activos se produjeron en la causa llamada "ruta del dinero K", que se reactivó a partir de la difusión de un video donde se veía a varios de ellos contar u$s 5,5 millones en "La Rosadita". La semana pasada Casanello amplió los procesamientos y embargos por la transferencia de unos u$s 33 millones que habrían salido de "La Rosadita", y fueron a la firma Helvetic Services Group para reingresar a Austral Construcciones.