Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Báez dio marcha atrás en su acusación contra Echegaray: "Fue un exabrupto"

Detenido en el penal de Ezeiza hace 48 horas, el amigo de los Kirchner había sembrado dudas sobre el patrimonio del ex titular de la AFIP. "No tengo nada para decir", aclaró al juez

Báez llegó bien custodiado desde el penal de Ezeiza hasta Comodoro Py

Báez llegó bien custodiado desde el penal de Ezeiza hasta Comodoro Py

El detenido empresario kirchnerista Lázaro Báez se desdijo ayer de sus tácitas imputaciones y sospechas sobre el patrimonio del ex titular de la AFIP y actual jefe de la Auditoría General de la Nación (AGN), Ricardo Echegaray. "Fue un exabrupto" (decir que Echegaray) "no puede explicar" su patrimonio, le dijo Báez al juez federal Sergio Torres, ante quien declaró ayer como testigo en una causa que investiga al ex jefe del ente recaudador estatal por presunto enriquecimiento ilícito, informaron fuentes judiciales.

"No tengo nada para decir de Echegaray", completó el dueño de Austral Construcciones SA, la principal adjudicataria de las obras públicas en la provincia de Santa Cruz durante los gobiernos de la familia Kirchner, detenido en una causa por presunto lavado de dinero. En un reportaje concedido al canal de noticias TN, Echegaray había pronosticado que Báez iba a "terminar preso", a lo que el empresario respondió, en declaraciones a Infobae: "Yo puedo explicar mi patrimonio,

Echegaray no puede explicar su enriquecimiento". En esa ocasión, Báez también había apuntado sus sospechas contra Alicia Kirchner, la actual gobernadora de Santa Cruz y cuñada de la ex jefa de Estado Cristina Fernández. "Ella, como Echegaray, tampoco puede explicar su patrimonio". "Le pido que diga cuáles de sus jefes le ordenó hablar", había desafiado Báez al replicar a Echegaray

En lo que parecía una guerra declarada entre el kirchnerismo y Báez, el ex jefe de la AFIP había dicho: "Lo que yo puedo manifestar con contundencia, es que fue la AFIP bajo mi conducción en el 2011 cuando iniciamos una causa penal en el juzgado federal de Bahía Blanca sobre el grupo económico Suris y la firma Austral Construcciones (de Báez) se valía de facturas apócrifas".

Ayer –48 horas después de ser detenido al bajar de su avión, y en la jornada posterior a la de su declaración como imputado por lavado de activos ante otro juez, Sebastián Casanello– Báez atribuyó sus propias expresiones a un enojo circunstancial por las declaraciones del actual titular de la AGN, por quien la diputada Elisa Carrió presentó un amparo para impedir su nombramiento, avalado por el macrismo en el Congreso.

De esta manera, con su silencio, Báez defraudó las expectativas, acerca de alguna revelación, del juez Torres, del fiscal Eduardo Taiano, de la secretaria del juzgado Verónica Bresciani y de la Oficina Anticorrupción (OA), aceptada como querellante en el expediente. Justamente la OA aseguró haber recibido denuncias de que Echegaray supuestamente sería dueño de una estancia en la provincia de La Pampa, propiedad de la firma Hacienda Argentina SA, y que sería administrado por una familiar.

Torres investiga si Echegaray se enriqueció ilícitamente durante su paso por la AFIP y si aumentó su patrimonio multiplicándolo 28 veces en una década o un 8.100 por ciento, según las denuncias que dieron origen a esta causa, en la que también se investiga a su esposa, Silvina Karina Oviedo, y a los hijos del matrimonio.