Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

BREVES

El ministro Martínez y "la metida de pata"

El Gobierno festejó el 25 de mayo con un gran desfile militar el sábado último pero el festejo se vio empañado por un tremendo error: sobre el escenario oficial, figuraban los años 1816-2017. A la polémica en redes sociales se sumó que el ministro de Defensa, Julio Martínez, pidió seguir el desfile a través de la pantalla de TN y no de la Televisión Pública, canal en el que se vio la imagen cuestionada. Después se puso un ‘0’ sobre el ‘6’ para transformar el año de la Independencia en el año de la Revolución de Mayo que es lo que se conmemoró. En el video oficial, difundido por el Ministerio de Defensa, en cambio, se vio la bandera y no las fechas equivocadas. Ayer, por Radio Con Vos en el programa Toma y Daca, Martínez admitió la equivocación, dijo que "alguien metió la pata" y que "fue un error histórico grave". Pero dijo algo más, en referencia a la polémica del desfile del 2016. Reveló que el ex diputado, ex intendente y ex carapintada Aldo Rico fue informado de que "su presencia no era grata" en el evento de este año, luego de que en el desfile anterior participara como ex combatiente de Malvinas. Sobre la presencia de Cecilia Pando, defensora de condenados o procesados por delitos de lesa humanidad, junto a un grupo de esposas de esos militares, puntualizó: "Nos tiene sin cuidado lo que haga esa señora". Además defendió el evento, porque "no es normal que hayan pasado 15 años sin desfiles militares. No los hubo por revanchismo y persecución". Esta vez Mauricio Macri no fue de la partida, aunque jugó sí un partido de ping pong con jubilados en Villa Crespo.

Histórico ascenso del equipo de ‘Los Grobo’

Fue fundado en agosto de 2011, le dicen "El Sojero" y, tras una escalada impresionante que incluyó tres ascensos en menos de seis años, ayer se convirtió en un equipo de la Primera B Nacional. De Agropecuario de Carlos Casares se trata y, claro, su vertiginosa y breve historia se la debe a un apellido que pisa fuerte en el sector empresario: Grobocopatel. Fue Bernardo, primo de Gustavo, el CEO de Los Grobo, quien lo creó. Desde allí, este club ligado directamente a uno de los pools de siembra más grandes de la región, no paró de crecer. Con un estadio afincado en la localidad bonaerense, con capacidad para 5000 personas y un presupuesto de $ 700.000 mensuales, se consolidó esta temporada como el poderoso del Federal A, torneo que juegan más de 50 equipos y que otorga dos ascensos para la segunda categoría del fútbol argentino. El primero de ellos lo consiguió ayer Agropecuario, que sueña, or qué no, con mezclarse con gigantes como River y Boca en el corto plazo.

Carrió, de campaña, y sin ‘sello’

Elisa Carrió, después de patalear por la supuesta protección a Julio De Vido y por las denuncias sobre escuchas de la AFI en su contra, dijo que no romperá Cambiemos. El sábado su gente salió a hacer campaña en Capital con el sello de la Coalición Cívica y con sombrillas de Cambiemos, nombre que la UCR reclama no usar porque el centenario partido va con Martín Lousteau por afuera.