Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Aunque el 88% debió recortar sus gastos, crecen las expectativas positivas para 2017

El 88,1% de los ciudadanos debió recortar gastos durante el último mes debido a la situación económica, según surge del último Informe sobre Humor Social y Expectativas Económicas que realiza mensualmente el Grupo de Opinión Pública (GOP). Para afrontar ese escenario, la gran mayoría de los consultados dejó de consumir primeras marcas y recortó salidas a comer y al cine, entre otras medidas de ahorro. Sin embargo, pese a ello, las expectativas positivas para el año próximo continúan en alza.
Así se desprende de la encuesta realizada durante junio y la primera semana de julio; con 500 entrevistas telefónicas y presenciales en la Ciudad y el Gran Buenos Aires. "Como principal observación del comportamiento registrado en el período analizado surge la paradoja de que mientras todas las imágenes de las figuras y las gestiones gubernamentales han sufrido una leve declinación, las decisiones de consumo y las expectativas positivas sobre la economía se sostienen en la dirección ascendente iniciada en mayo‘, destacaron los directores del estudio, Claudio Polosecki y Raúl Timerman, que trabajan con la colaboración técnica de Esteban Lijalad.
Consultados sobre si debieron recortar gastos, el 88,1% de los encuestados respondió que sí, mientras que el 11,8% indicó que no. De quienes cambiaron sus hábitos de consumo, el 72,4% respondió que comenzó a optar por segundas marcas en alimentos y limpieza; además de otras medidas como reducir la compra de ropa y otros bienes; dejar de ir a comer afuera; caminar más y tomar menos transporte público; y dejar de ir al cine o al teatro, entre otras.
Por ello, el 63,7% de los encuestados consideró que la situación está peor que un año atrás. Un indicador que subió con fuerza en los últimos cuatro meses.
Sin embargo, ese dato contrasta con otro que recoge el estudio: el humor social negativo decreció más de diez puntos en los últimos dos meses (de 52,5 en abril a 42,1 en junio) en sintonía con las expectativas negativas para dentro de un año, que bajaron también diez puntos en dos meses (de 36 a 26,1).
"Así se observa que aunque crecen los que consideran que su situación actual es peor que hace un año, aumentan los que creen que será mejor en el futuro próximo", destacaron los directores del estudio que El Cronista publica en exclusiva. En ese contexto, el informe muestra que suben las decisiones de comprar electrodómesticos, refaccionar la casa y hacer compras importantes; mientras que la compra de autos se mantiene estable pero por encima del promedio histórico.
Para los responsables del GOP, "el conjunto de los datos relevados arroja una mejora del humor social a pesar de que son amplia mayoría los que afirman haber tenido que reducir sus gastos aunque casi exclusivamente en consumos suntuarios".
Y por otro lado, aunque las medidas legislativas impulsadas por el Ejecutivo como el blanqueo de capitales, el pago de los juicios a jubilados y la ley del arrepentido gozan de alto consenso, son minoría los que creen en las previsiones oficiales de inflación y de recuperación económica.