Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Aún con recuperación, la actividad terminará en el mismo nivel de 2011

Aún con recuperación, la actividad terminará en el mismo nivel de 2011

El inicio de la recuperación de la economía en el último trimestre, aunque tibia, es un hecho que coinciden entre los economistas. No obstante, aún con los primeros tan ansiados brotes verdes para la última parte de 2016, la recesión de este año llevó a que la economía se encuentre en niveles iguales a 5 años y medio atrás.


"Se dio un estancamiento de magnitud", sostienen desde el Estudio Broda, al tiempo que identificaron que el nivel de la actividad se ubica en los mismos escalones que en el primer trimestre de 2011.


Desde ese momento, la economía atravesó momentos de expansión, con crecimientos importantes. Sin embargo, los que implicaron períodos de contracción se traducen en un estancamiento de 5 años, al comparar el nivel de la economía actual con la de hace 5 años.


En concreto, en 2012 la actividad cayó en dos trimestres un 4,5%, que en términos anualizados implicó un baja de 8,7%. Entre 2013 y 2014, alcanzó una contracción que duró cuatro trimestres, de 4%, y entre fines de 2015 y 2016, la recesión implicó una diminución en la actividad de entre tres y cuatro trimestres, de una magnitud de 3,1% (anualizado, de 4,1%), según un análisis del Estudio Broda.


Otro hecho (quizá más pesimista) identificado por esta consultora es que, pese a la recuperación, el nivel de actividad es apenas 5% superior que el tercer trimestre de 2008. De esta manera, la economía se encontraría actualmente sólo un poco por arriba que hace 8 años atrás.


"La Argentina ha mostrado gran inestabilidad económica. En las últimas décadas experimentó tres recesiones severas: el Rodrigazo en 1975, la hiperinflación en 1989/1990 y la crisis de la convertibilidad en 2001", identificó, en un horizonte más extenso en el tiempo de análisis. Según los últimos datos difundidos por el Indec, la actividad cayó un 3,8% en el tercer trimestre respecto a igual período del año pasado y, en el acumulado, la baja fue del 2,4%. También en la comparación con el segundo trimestre se registró una contracción, aunque menor, de 0,2%, lo que daría la pauta (junto a otros indicadores y estimaciones privadas) de que lo peor quedó finalmente atrás.


El dato correspondiente a octubre el instituto oficial de estadísticas lo dará a conocer mañana. Los analistas, con estimaciones a noviembre, identifican una incipiente recuperación. De acuerdo con el indicador elaborado por Orlando J. Ferreres y Asociados (OJF), el nivel general de actividad se contrajo 1,4% anual en noviembre y, si bien acumuló una baja de 2,6% en relación a igual período de 2015, en la medición mensual desestacionalizada mostró un alza de 0,4%.


"En términos mensuales, la economía mostró su segunda expansión consecutiva, siendo esto un suceso que no se verificaba desde principios de 2015, validando las mejores expectativas que se tenían para el último tramo del año", sostuvieron desde esta OJF. Y agregaron que "analizando la lógica sectorial, los factores diferenciales fueron aportados por la construcción y la industria manufacturera, en donde se verificaron notables mejorías en los segmentos de minerales no metálicos y el automotriz".


En general todos los economistas coinciden con la recuperación. Desde Consultora Ledesma estiman que si bien la economía aún cae en la comparación interanual (un 1,5% en noviembre), frente a octubre mejora un 1,2% (teniendo en cuenta el ajuste por estacionalidad).


Para Federico Muñoz y Asociados, "la economía parecía haber encontrado un piso a su caída en el cuarto trimestre de 2016 y estarían dadas las condiciones para una recuperación progresiva del nivel de actividad en el año entrante".


No obstante, para muchos la caída de 2016, tomado como conjunto, dejará sus secuelas para el año próximo, con una menor expansión esperada. "Hemos recortado nuestra proyección de crecimiento para 2017 a 2,5%. El motivo básico es que el año en curso dejará un arrastre estadístico negativo (es decir, el nivel de actividad del cuarto trimestre será inferior al promedio del 2016), por lo que -aún con un repunte relativamente vigoroso la variación interanual terminará siendo bastante magra", vaticinan desde Federico Muñoz y Asociados.