EL GOBIERNO AUTORIZÓ INCREMENTOS SÓLO PARA LAS GENERADORAS DE ENERG A

Aumentan un 40% el ingreso de eléctricas pero todavía no suben las tarifas de luz

El Gobierno autorizó un pedido que hace tiempo reclamaban en el sector eléctrico. El viernes pasado el Ministerio de Planificación Federal estableció incrementos para las generadoras de energía (Central Puerto, Endesa Costanera, Central Loma La Lata, entre otras) retroactivos a febrero de 2014, e incorporó un esquema de Remuneración de los Mantenimientos No Recurrentes que se determinará mensualmente en función de la Energía Total Generada.
Los aumentos promedian un 40%, pero pueden llegar al 100% en algunos casos. La resolución 529/2014, que ya se publicó en el Boletín Oficial, dispone diferentes aumentos y detalla los costos a aplicar según el tipo de generación. La nueva norma establece que una unidad turbo gas con una potencia menor a los 50MW (megavatios) recibirá $70 por MW como remuneración por costos fijos, lo que significa 46% más, mientras que una usina de ciclo combinado, por encima de los 150MW, recibirá $38,5 por MW, es decir 25% más. La medida también dispuso un incremento de 41 % en la remuneración de los costos variables de $19 por MW, siempre que produzcan energía a partir de gas. El incremento es mayor para quienes generan con combustibles líquidos, y superior aún para quienes lo hacen con biocombustibles.
La resolución también contiene una nota modelo de desistimiento que deberán firmar los responsables de las generadoras para acceder a mejores precios, en la que renuncian a reclamos administrativos o judiciales que hayan hecho contra el Estado nacional.
Pero las generadoras son el primer eslabón de la cadena eléctrica. Producen la electricidad que luego compran las distribuidoras. Estas empresas (como Edenor y Edesur en Buenos Aires) tienen congelados sus precios hace más de una década mientras que sus costos crecen a la par de la inflación, por eso también reclaman un ajuste. Sin embargo, aunque todo indica que el incremento a las generadoras es un primer paso del Gobierno en esa dirección todavía no hay una fecha definida para que eso ocurra y en el equipo económico de Cristina niegan que sea inminente un aumento de tarifas. El Ejecutivo está esperando medir el impacto de la quita de subsidios en el gas y agua para avanzar con la luz.
Por ahora, los mayores costos que deberán afrontar las distribuidoras para pagar más caro por la energía que reciben, será asumido por Cammesa, la compañía administradora del mercado eléctrico que es manejada por el Estado. Edenor y Edesur ya le deben $ 4.300 millones a ese organismo. Ambas empresas sufrieron pérdidas conjuntas superiores a los $ 1.800 millones durante 2013.

Tags relacionados