Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Atacaron y maniataron en su despacho al fiscal que denunció amenazas policiales

Se trata de Fernando Cartasegna, fiscal de La Plata que investiga a comisarios de la Bonaerense acusados por coimas. El sábado había sido golpeado y amenazado

Atacaron y maniataron en su despacho al fiscal que denunció amenazas policiales

El fiscal de La Plata Fernando Cartasegna, encargado de una investigación colateral al caso de los comisarios de la Policía Bonaerense acusados de recibir coimas, fue golpeado, maniatado y encerrado ayer en su despacho por una persona que, antes de huir, dejó escrita en el piso con azúcar la palabra ‘Nisman’, el apellido del fiscal hallado muerto en 2015. Cartasegna, que fue encontrado semiinconsciente con las manos atadas con cinta de embalar, los pies maniatados con el hilo que se usa para atar las carpetas judiciales y un cable de computadora rodeándole el cuello, fue trasladado al Hospital Italiano de La Plata por una ambulancia del SAME provincial.

El Procurador General bonaerense, Julio Conte Grand, informó que el propio Cartasegna declaró que fue una sola persona la que lo atacó y que el agresor profirió amenazas, pero "nada preciso" que por ahora permita relacionar el episodio con algún hecho en particular.

El ataque al fiscal se conoció alrededor de las 17 de ayer, cuando una colaboradora notó que sonaba el teléfono de la oficina y el funcionario no lo atendía, dijeron fuentes del caso, que reprodujeron la versión policial, según la cual los efectivos llegaron a la fiscalía "por un llamado de la UFI 1 en turno que indicaba que el doctor Cartasegna estaba en su despacho convaleciente", después de que "personal del Servicio Penitenciario lo encontró tendido en el piso". Momentos antes los penitenciarios "habían recibido un llamado desde los Tribunales" mediante el que se les informaba que el fiscal "se encontraba descompensado y encerrado en su despacho".

Los agentes encontraron a Cartasegna "tendido boca abajo, con las manos y pies atados y un cable de PC en el cuello, y en el piso encontraron la palabra Nisman escrita con azúcar", dijeron las fuentes. Conte Grand reseñó que "existe un circuito de cámaras de seguridad" del cual "se va a levantar toda la información necesaria" para esclarecer el hecho.

Además fue cauto sobre los motivos del ataque y dijo que "no debemos asociar necesariamente este episodio con el anterior", en relación al rapto y amenazas de muerte de los que fue víctima el fiscal días pasados. Ese episodio ocurrió en la mañana del sábado cuando Cartasegna regresaba de un operativo y dos hombres y una mujer lo abordaron, le pegaron, lo amenazaron de muerte y le dijeron que lo iban a convertir "en el nuevo Nisman".

Tras ese hecho Cartasegna aseguró que no tenía miedo y sostuvo que sus atacantes "son unos tarados". El caso que investiga es colateral a la denomina "la causa de los sobres" por el cobro de coimas en la Policía Bonaerense.