Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Aseguran que la igualdad entre hombres y mujeres se alcanzaría en 170 años

El cálculo fue realizado por el Foro Económico Mundial. Recién en 2186 se equipararían las oportunidades entre los géneros. 

Aseguran que la igualdad entre hombres y mujeres se alcanzaría en 170 años

La igualdad entre varones y mujeres podría alcanzarse recién dentro de 170 años, de acuerdo con un relevamiento que realiza el Foro Económico Mundial, y que la entidad dio a conocer esta noche. 

En el estudio que la entidad realiza desde hace 10 años, se toman en cuenta la educación, el acceso a la salud, las oportunidades económicas y el empoderamiento político, y se mira especialmente la brecha que hay en estos aspectos en 144 países. 

Los resultados varían de acuerdo al rubro analizado. Mientras que educación y salud son los que más cerca están de cerrarse, economía y política son los que inclinan la balanza hacia la una fuerte desigualdad.

 

 

En materia de educación, la brecha se cerró en un 96% a nivel mundial, y no registró cambios en el último año. Con respecto al acceso a la salud, el 95% de la diferencia está saldada, y presentó una mejora de un punto respecto del 2015.

Respecto de la igualdad económica, que mide aspectos como la participación de las mujeres en la fuerza laboral, la brecha salarial, el ingreso estimado, la cantidad de personal femenino en puestos jerárquicos y la cantidad de trabajadores técnicos y profesionales, la situación es mala este año: la brecha está cerrada solo en un 59%, y registró en 2016 su peor resultado desde 2008. 

Los derechos de acceso a la política por parte de mujeres, si bien es que mayor brecha evidencia respecto de los varones, es el que registró una mejora lenta pero constante, y se ubicó este año en el 23%.

Sin embargo, las mejoras se están produciendo desde unos niveles muy bajos: tan solo dos países han alcanzado la paridad parlamentaria y solo cuatro en cargos ministeriales, según los últimos datos comparables a nivel mundial. 

El estudio mide también la cantidad de horas no remuneradas por día, y allí las mujeres superan ampliamente a los varones. Mientras que ellas le dedican casi 5 horas diarias, ellos solamente 1 hora y media. 

Otro motivo de diferencia es el estancamiento de la participación femenina en el mercado de trabajo, con un promedio del 54% de mujeres en todo el mundo frente a un 81% de hombres en actividad. 

El número de mujeres en puestos de responsabilidad también se mantiene bajo: tan solo hay cuatro países en todo el mundo con igual número de hombres y mujeres legisladores, funcionarios de alto grado y directivos, a pesar del hecho de que 95 países cuentan ahora con tantas mujeres como hombres con formación universitaria. 

Las proyecciones basadas en los datos del Informe Global de la Brecha de Género 2015 apuntaban a que la brecha económica podría cerrarse en un plazo de 118 años (2133). Sin embargo, este progreso se ha invertido desde entonces y el periodo se amplió 170 (2186). 

El Foro Económico señala que "en un momento en el que las mujeres, de media, apenas se benefician de dos tercios del acceso a la salud, la educación, la participación económica y la representación política que tienen los hombres, surgen varios países que empiezan a disputar la tradicional hegemonía de las naciones nórdicas en el ránking de igualdad de género".

Si bien los cuatro primeros países son Islandia (1), Finlandia (2), Noruega (3) y Suecia (4) (Finlandia adelantó a Noruega), el siguiente mejor posicionado es Ruanda, que pasó a ocupar un puesto por delante de Irlanda hasta alcanzar la quinta posición. 

Tras Irlanda, Filipinas se mantiene sin cambios en la séptima posición, ligeramente por encima de Eslovenia (8) y Nueva Zelanda (9), que avanzaron un puesto. 

Suiza desapareció de la lista de los diez primeros y Nicaragua pasó a ocupar la décima posición, y de esta manera se convirtió en el país latinoamericano mejor posicionado.

Argentina está en el puesto número 33 a nivel global y sexto en América latina, por debajo de Nicaragua, Bolivia, Cuba, Barbados y Costa Rica. El resto de los países con las economías más fuertes de la región obtuvieron resultados variados: México (66), Chile (70) y Brasil (79).

La diferencia más fuerte en Argentina es la brecha salarial, ya que el país se ubicó en el puesto 126° sobre un total de 144 países incluidos en el informe.

EE.UU. (45) retrocedió 17 puestos en el último año, debido a una medición más transparente de la renta estimada, según el documento. 

Otras grandes economías en los veinte primeros puestos son Alemania (13), Francia (17) y Reino Unido (20), mientras que España se sitúa en el 29. Italia cayó nueve y quedó en el número 50 a nivel global.

La región de Europa Occidental ya cerró el 75 % de su brecha de género, más que ninguna otra, y al ritmo actual podría completar la económica en 47 años. 

En el grupo de los BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica-, el mejor posicionado sigue siendo Sudráfrica (15), que avanzó dos puestos desde el pasado año, con mejoras en todos los pilares. 

Tras Europa y Norteamérica, la región con la tercera brecha de género más estrecha es América Latina y el Caribe, según el FEM.  Con un 70% de su brecha cerrada, la región cuenta con seis países que cerraron la diferencia educativa y de género por completo; más que ninguna otra región. También puede esperarse que, al ritmo actual, esta región cierre su brecha de género económica en seis décadas.

Asia Oriental y Pacífico cerró el 68 % de su diferencia de género. 

Cuatro países del África Subsahariana, Ruanda (5), Burundi (12), Namibia (14) y Sudáfrica (15), se cuelan entre los 20 primeros; lo que coloca a la región en segunda posición, por detrás de Europa occidental. 

La región peor situada (tras cerrar el 60 % de su brecha total) es Oriente Medio y Norte de África.