Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Arribas vuelve al ruedo y el Gobierno busca sacar de agenda las denuncias en su contra

La diputada Elisa Carrió

La diputada Elisa Carrió

"Lo van a bancar". No bien se conoció la denuncia contra Gustavo Arribas por, presuntamente, haber cobrado coimas millonarias de la empresa Odebretch en el escándalo conocido en Brasil como "Lava Jato", tres fuentes diferentes de Casa Rosada coincidieron en esa misma frase, escueta pero contundente. La semana pasada, el presidente Mauricio Macri confirmó esa hipótesis y respaldó sin dudarlo al titular de la Agencia Federal de Inteligencia.

"Es un cuento, no entiendo que relación tiene Arribas con Odebretch", dijo Macri sobre la nota de La Nación que luego reforzaron denuncias de Elisa Carrió, aliada del mandatario dentro de Cambiemos, y de diputados del Frente para la Victoria.

En sus más de 13 meses como jefe de Estado, Macri ha evitado por todos los medios que a su Gobierno se lo asocie con lo que, entienden en Cambiemos, fue el peor pecado del kirchnerismo, la descalificación a aquellos que piensan diferente.

En esta ocasión, aun con tono amigable, el Presidente rebajó a una fábula periodística un informe en el que se pone la lupa sobre un funcionario de su riñón.

Ni siquiera cuando se lo involucró a él mismo en el Panamá Papers había actuado con tanta vehemencia como lo hizo en esta oportunidad.

El regreso de Arribas a su puesto de trabajo se producirá hoy, tras concluir sus vacaciones en Brasil, justamente, el país donde se lo involucró en cinco operaciones por casi u$s 600.000 con el cambista Leonardo Meirelles, condenado por el Lava Jato.

La estrategia del jefe de la AFI pasará por presentar la documentación necesaria para desvincularse de la acusación, buscando demostrar que sólo realizó una operación inmobiliaria por u$s 70.000, validada por el banco Credit Suisse.

Pero en el Gobierno evitarán darle más vuelo a un tema que, creen, se ha ido desactivando con el paso de los días.

Pensar en una salida temporal de Arribas –como sucedió en su momento con el jefe de Aduanas Juan José Gómez Centurión– de la ex SIDE mientras sea investigado va a contramano de la intención oficial de terminar con el recambio de primeras y segundas líneas de las últimas semanas.

A las renuncias de Alfonso Prat Gay como ministro de Hacienda y Finanzas, y de Isela Costantini en Aerolíneas Argentinas, se sumaron la semana pasada las bajas de Daniel Chaín, en la Secretaría de Obras Públicas, y Carlos Melconian en el Banco Nación, las más destacadas de un enero que estuvo cargado de cambios en varias carteras.

El desafío, con Arribas dentro del equipo, será lograr desvanecer por completo la primera denuncia resonante por corrupción contra un funcionario de la primera línea de Cambiemos, en un año en el que el contexto electoral no permitirá ese tipo de deslices.

En la Justicia existen dos expedientes contra el director de la AFI. Uno reside en el juzgado de Sergio Torres, que mañana recibirá a Carrió, que deberá ratificar la denuncia que le hizo a Arribas por "averiguación de delito" y aportar más pruebas. El otro lo instruye Sebastián Casanello y surgió de una denuncia de legisladores del Frente para la Victoria. Los tiempos para que esas causas prosperen pueden dilatarse, pero en caso de avanzar, en el Gobierno saben el riesgo que implica tener a un funcionario saliendo a dar explicaciones en Comodoro Py.