Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Arrancó con reclamos el debate por la circulación de autos en 315 cuadras

Empleados de garages y playas de estacionamiento impidieron una audiencia en la Legislatura que se retomará la próxima semana

Arrancó con reclamos el debate por la circulación de autos en 315 cuadras

La intención oficial de restringir la circulación de vehículos particulares en un radio de 315 cuadras del centro porteño generó la reacción de empleados de garages y playas de estacionamiento en la Legislatura. La reunión conjunta de asesores de las comisiones de Tránsito y Transporte y Desarrollo Económico, convocada para la mañana de ayer en el estrecho salón Jauretche, se llenó súbitamente de trabajadores de garages autoconvocados que impidieron el normal desarrollo de la audiencia. Con insultos, gritos e incluso agresiones al personal del parlamento, lograron dilatar la discusión de un proyecto que desde Parque Patricios esperan convertir en ley cuanto antes.


El texto remitido desde el Ejecutivo contempla extender la restricción a la circulación de vehículos que actualmente rige en el Microcentro porteño, de 11 a 16, hacia un perímetro comprendido entre 9 de Julio y Leandro N. Alem/Paseo Colón, y de la avenida Santa Fe hasta Independencia, más un área especial comprendida entre Cerrito, Montevideo, Avenida de Mayo y Córdoba. En la Secretaría de Transporte adelantaron a El Cronista que el horario de veda planificado es de 9 a 18 aunque aclararon que se excluyen de esta condición a las principales avenidas del ejido urbano. La implementación de una franja horaria más amplia podría impactar en más del 70% del volumen vehicular, según el proyecto enviado a Legislatura.


En concreto, quienes ingresen en esas horas y sean captados por las cámaras de videovigilancia serán considerados infractores, a menos que se trate de coches de residentes y de quienes tengan un abono mensual en algún garaje. Estos conductores deberán tramitar un permiso especial en la cartera de Transporte, así como también los discapacitados y otros vehículos de servicios, eximidos de la medida. Este es el principal motivo de queja de los estacionamientos, que perderán los ingresos provenientes de los transeúntes ocasionales y del recambio. En su beneficio, se quitarán los parquímetros del casco histórico y de Tribunales.


La Secretaría de Transporte salió a aclarar que unas 100.000 personas se beneficiarán a diario con esta medida que pretende reducir el ingreso de autos a zonas de alta congestión. El ahorro en el tiempo de viaje, según la cartera que conduce Juan José Méndez, será del 20% y permitirá una mayor frecuencia de los colectivos. Por su parte, desde Espacio Público avanzan con la nivelación de calzadas, ampliación de esquinas y veredas anchas y espacios verdes renovados.


Contra todo esto, la Cámara de Garages, Estacionamientos y Actividades Afines (Cagesra) y el sindicato (Soesgype) hablan de 2000 puestos de trabajo en riesgo en 200 a 400 establecimientos de la zona afectada.
El plan oficial choca no solo con la oposición de las cámaras empresarias y los sindicatos. La comisión de Tránsito y Transporte está en manos del legislador Claudio Palmeyro, un referente del Sindicato de Taxistas que, si bien aprueba conceptualmente la propuesta, ya avisó que habilitará un amplio debate debido a que el PRO "no evaluó debidamente el impacto" de la medida. De todos modos, es evidente la buena relación con la fuerza oficialista y el beneficio que esta ley traerá a los taxistas, por lo que se especula que no habría dilaciones. "Hay un bien particular afectado, pero que no se asemeja al beneficio general que tendrán miles de personas. No hay posibilidad de compatibilizar el reordenamiento del tránsito con la rentabilidad de las estaciones, aunque se pueden evaluar y contemplar ciertas situaciones", comentó Palmeyro a El Cronista.


En la Comisión de Tránsito y Transporte se tratará hoy otro proyecto que busca extender el estacionamiento medido y el acarreo de vehículos mal estacionados a otros barrios. Si se aprueba el plan, se dividirá la ciudad en cinco zonas asignadas a concesionarios, y se establecerán tarifas progresivas para visitantes y residentes de la zona, y una tarifa simple para los visitantes pero sin cargo para vecinos. En la Legislatura avisaron que esos proyectos pueden sufrir modificaciones.