Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Argentina y Chile avanzan con el túnel de altura que unirá San Juan y Coquimbo

El proyecto del túnel de Agua Negra prevé una inversión de u$s 1600 millones. El paso estará a unos 4000 metros. El puntapié inicial se dio hoy en Santiago, con la firma del convenio para la preselección de interesados. En abril se podrían adjudicar las obras.

Argentina y Chile avanzan con el túnel de altura que unirá San Juan y Coquimbo

En un paso más de lo que ambos gobiernos definieron como clave para la integración binacional, Argentina y Chile pusieron en marcha hoy el proceso de licitación internacional para construir el túnel vial cordillerano Agua Negra, que unirá la provincia de San Juan y la región chilena de Coquimbo.

El proyecto, que tiene financiamiento aprobado por unos u$s 1600 millones por parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), prevé la construcción de dos túneles paralelo —uno de ida y otro de vuelta, con dos carriles de circulación cada uno— para el tránsito vehicular, principalmente de camiones, entre ambas naciones. Conectará la región de Coquimbo con las rutas argentinas 19,39 y 150. Y forma parte de la iniciativa de Corredor Bioceánico Central, que a futuro permitirá conectar la región de los puertos chilenos con la ciudad brasileña de Porto Alegre.

La puesta en marcha de la etapa de precalificación de las empresas interesadas en la construcción del paso, como informó El Cronista, se hizo este mediodía en Santiago de Chile, con un encuentro del que participaron los ministros de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, y de Transporte, Guillermo Dietrich; el gobernador de San Juan, Sergio Uñac; el embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón; el ministro de Hacienda chileno, Rodrigo Valdés, el de Obras Públicas de Chile, Alberto Undurraga, y el subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales Hacienda, Félix Martín Soto.

Tras la reunión, Prat-Gay expresó que los gobiernos de ambos países eligieron “la integración cultural e histórica entre los dos países”. Y manifestó: “Estamos rompiendo el muro y haciendo un túnel para conectar a las dos naciones hermanas”.

Dietrich, a su turno, resaltó que la construcción del túnel es “una megaobra de ingeniería que va a consolidar un corredor vial internacional, fundamental para el transporte de cargas y de personas entre uno y otro país. Estamos en un nuevo contexto de cooperación internacional, con cada vez más oportunidades para encontrar soluciones de transporte y de desarrollo de forma articulada”, señaló el funcionario.

Luego de la formalización de la puesta en marcha del proyecto, la presidenta chilena Michele Bachelet recibía esta tarde en audiencia a los funcionarios argentinos, así como autoridades de las provincias de San Juan y Coquimbo, y de lente binacional Túnel Agua Negra (Ebitan), que fue creado en 2010 para avanzar en el proyecto, pero que recién tomó impulso nuevamente en los últimos meses.

La obra del túnel de Agua Negra, que considera estudios de ingeniería, expropiaciones territoriales y la construcción, demandará 10 años de trabajo ininterrumpido, según explicaron desde la cartera de Transporte, desde donde agregaron que se están realizando obras complementarias, como la pavimentación de 80 kilómetros de la ruta nacional 150.

Se estima que tras la precalificación de las empresas, en la que se analizan los antecedentes y la capacidad técnica de las firmas que quieran participar del concurso internacional para la construcción del túnel, hacia fin de año se podrán abrir los sobres para conocer quiénes siguen en carrera y para abril próximo se abra el proceso licitatorio.

Agua Negra es un paso fronterizo histórico muy utilizado aunque las condiciones viales distan de ser ideales, y además en los inviernos suele quedar suspendida la circulación por las nevadas en la zona. Tras 20 años de su primer impulso, el proyecto prevé un túnel de 14 kilómetros por la montaña y a un menor altitud (4000 metros sobre el nivel del mar del lado argentino) que el actual paso (ubicado a 4800 msnm), las autoridades de Ebitan estiman que será transitable durante todo el año.

El proyecto de Agua Negra forma parte de una serie de planes de infraestructura para mejorar la conectividad tanto vehicular, como ferroviaria y aérea entre ambos lados de la Cordillera. En ese marco, uno de los hitos este año fue la reactivación del tren trasandino norte, que une Salta con los puertos chilenos de Mejillones y Antofagasta.

Además del túnel de Agua Negra, también avanza el proceso para revitalizar otro paso cordillerano: Las Leñas, que unirá el sur mendocino, desde la ciudad de San Rafael, con la región chilena de Libertador Bernando O’Higgins. Se trata de un túnel vial de 11,5 kilómetros de largo, para el cual en enero de 2015 se creó el ente binacional (Ebileñas), que se constituyó en Buenos Aires en abril último. Las autoridades de ambos países consideran que tanto Agua Negra como Las Leñas será operativos durante todo el año, por lo que se convertirán en la mejor alternativa para el paso Cristo Redentor, también en Mendoza, que suele tener prolongados cierres en el invierno y largas demoras durante las vacaciones.