Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Argentina y Brasil se unen para buscar mercados en un contexto adverso

Acordaron eliminar dificultades intra-Mercosur y explorar acuerdos con otras regiones. Macri y Temer confirmarán la hoja de ruta en su cita de la semana próxima

Macri se reunirá la próxima semana en Brasilia con Michel Temer

Macri se reunirá la próxima semana en Brasilia con Michel Temer

El mejor modo de resolver una adversidad es no soslayarla. Ese fue, al menos, el punto de partida de las conversaciones que durante dos días mantuvieron delegaciones de la Argentina y Brasil, en el marco de la tercera reunión de la Comisión Bilateral para la Producción y el Comercio, que sirvió para acercar posiciones y fijar una agenda en común para la búsqueda de nuevos mercados en un mundo todavía conmovido por las primeras medidas ejecutivas del presidente estadounidense Donald Trump y la reaparición de políticas proteccionistas.

En Brasilia, funcionarios de los ministerios de Producción, Agroindustria y Relaciones Exteriores propusieron a sus contrapartes abolir las barreras que dificultan el comercio dentro del Mercosur y expandir la presencia de la unión aduanera en nuevos mercados. La invitación fue recibida, a juicio de los funcionarios argentinos, con excesivo beneplácito. "Hubo una sintonía como no había desde hace 20 años", resumió un integrante de la comitiva. Algo de eso se reflejará en la visita de Estado que el presidente Macri hará a Michel Temer el 7 de febrero.

El "objetivo de máxima" –en términos con los que gusta expresarse la canciller Susana Malcorra– es pasar de un Mercosur "cerrado" a un bloque regional abierto y ávido de ocupar espacios que otros, en su cerrazón, consideran prescindibles.

La amenaza que México hizo a los Estados Unidos de dejar de comprarle carne, cereales y frutas –debido a las barreras interpuestas por Trump– no pasó desapercibida por los argentinos y brasileños, que ya analizan un acercamiento respaldado en la afinidad ideológica que comparten los presidentes Macri, Temer y Peña Nieto.

El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, reconoció a El Cronista que la idea compartida por ambos países es "flexibilizar" el bloque y "avanzar, en la negociación con mercados estratégicos". India, Corea del Sur, Canadá, Japón, Oriente Medio, el sudeste asiático y los países del sur de África aparecen, de momento, como los socios ideales con los que avanzar en acuerdos comerciales.

"Queremos una plataforma para generar acuerdos, en oposición a las actitudes individualistas de ciertos países. Nuestra respuesta a un mundo más incierto es ir con el Mercosur a negociar", resumió Reyser.
En el plano bilateral, la reunión de las delegaciones, encabezadas por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y su par Marcos Pereira, sirvió para zanjar viejas asperezas y coordinar una agenda de trabajo que será revisada periódicamente para auditar el avance de los temas planteados.

El principal desafío, entienden, es coordinar el trabajo de las agencias involucradas en el comercio de bienes y servicios. De hecho, representantes del Senasa, del INTI y de la Agencia de Inversiones fueron conminados a dialogar con sus contrapartes para llegar a una "coherencia regulatoria" que no trabe el flujo comercial. Otro punto planteado a resolver es la doble tributación en el rubro de servicios de exportación, donde la Argentina tiene mucho para crecer si acaso resuelve las dificultades impositivas.