Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Argentina y Brasil en tiempo de descuento por acuerdo automotor

A 20 días de que venza el acuerdo automotriz bilateral que rige para el comercio entre Argentina y Brasil, ambos gobiernos siguen sin acordar las condiciones de un nuevo convenio. Si para el jueves 30 no llegan a un consenso, para exportar e importar vehículos y autopartes deberán pagarse los mismos aranceles que rigen para operaciones extrazona.
El ministro de Producción, Francisco Cabrera, había afirmado días atrás que se prorrogaría por un año el acuerdo que está vigente, que contempla un flex de 1,50 –implica que por cada dólar que la Argentina exporta al vecino país, puede importar u$s 1,50 y viceversa–, pero el gobierno brasileño por ahora no se mueve de su posición de elevar ese valor a cerca de 2.
Funcionarios de ambos gobiernos mantuvieron reuniones hacia el fin de semana, pero no lograron llegar a un consenso en torno al nuevo acuerdo. La intención es que el equipo de Cabrera viaje a Brasilia el próximo lunes para sellar el convenio, pero dependerá de cómo evolucione la negociación.
Tras las reuniones bilaterales, el viernes hubo un encuentro que incluyó a los sectores privados de ambos países. Participaron miembros de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa) y de su par brasileña Anfavea de una reunión general y luego cada cámara se juntó con funcionarios de su país.
La Argentina pretende mantener el flex en 1,50 porque quiere evitar un incremento de las importaciones brasileñas. El vecino país, por el contrario, pretende elevarlo a 1,80/1,95 para tener más margen para enviar autos y autopartes a la Argentina, en un contexto de fuerte contracción de su mercado interno y de las exportaciones.
El flex actual no está siendo cumplido, ya que se encuentra en torno a 1,70. Eso quiere decir que las terminales no cumplieron con el nivel de importaciones autorizado, por lo que deberían pagar multas. De todos modos, el acuerdo es que esas compras que hicieron demás se compensen con el flex negociado en el próximo acuerdo, dijeron fuentes del sector.