U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Argentina recomendó a China abolir la pena de muerte

En la ONU, durante la revisión de la política china, el embajador nacional también recomendó "proteger" a quienes trabajan para promover los derechos humanos. Macri nunca aludió en público a la política de derechos humanos de Xi Jinping, a quien recibirá en visita oficial, durante el G20.

Embajador Carlos Foradori

Embajador Carlos Foradori

El embajador Carlos Foradori planteó fuertes recomendaciones a China, durante la Revisión Periódica Universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU a la política de Beijing. Allí, el diplomático recomendó la “posibilidad de abolir la pena de muerte” y aconsejó adoptar medidas para “proteger” a defensores de derechos humanos y periodistas.

En la sesión de revisión, en Ginebra, Foradori planteó: “La Argentina se permite recomendar a China que considere establecer una moratoria a las ejecuciones de pena de muerte y la posibilidad de abolir la pena de muerte de su ordenamiento jurídico y sugiere a las autoridades que adopten las medidas necesarias para brindar un entorno seguro a quienes trabajan para proteger y promover los derechos humanos, incluyendo a los defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas, e investigue y sancione todos los actos de violencia hacia los mismos”. 

Además, agregó: “Recomendamos que tomen medidas necesarias para brindar protección adecuada y efectiva contra todas las formas de discriminación, incluyendo la motivada en la orientación sexual”.

Las advertencias nacionales coinciden justo con el desembarco de una comitiva nacional a Beijing, con el titular del Banco Central, Guido Sandleris, a la cabeza, para concretar proyectos de inversión por parte del líder Xi Jinping. 

Posiciones fuertes

La posición de la Argentina igualmente fue más moderada que la de otros países como Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña, Alemania, Canadá, Japón, Suiza y Francia, por ejemplo.

Sin embargo, el embajador nacional ante los organismos internacionales alertó a Beijing sobre su política de derechos humanos, a pesar de que el presidente Mauricio Macri nunca denunció abusos por parte del gobierno de China, en público, tal como hizo con el gobierno de Nicolás Maduro.

El jefe de Estado se reunirá a solas con par chino en diciembre, ni bien termine el G20. Por ahora no se espera que Macri aluda a la situación de derechos humanos en China.

China habla de los avances contra la pobreza

Por su parte, el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Le Yucheng, defendió la política de Xi Jinping. En especial, aludió a la baja de la pobreza como la principal medida de Beijing. El funcionario prometió que para 2020 todos los campesinos chinos van a “escapar” de la línea de pobreza. 

Además, China desdeñó las críticas sobre la forma en que trata a los grupos étnicos musulmanes, al decir en la sede europea de Naciones Unidas que las denuncias de abusos de los derechos humanos por parte de algunos países eran "motivadas políticamente". Sobre esos abusos enfocaron sus críticas países como Estados Unidos, Alemania y Japón.