U$D

JUEVES 18/04/2019

Apuestan a que con más exportaciones y consumo el PBI no baje este año

Hacienda prevé que el cuarto trimestre del año crecerá 4% interanual. Un menor arrastre negativo de 2018, mejora real de los salarios y jubilaciones y superávit comercial

La cosecha gruesa será clave para el resultado anual

La cosecha gruesa será clave para el resultado anual

Mientras el FMI mantuvo su perspectiva de recesión para 2019, el Gobierno elevó las expectativas de crecimiento para este año a 0%. Y lo hace basado en un cierre mejor al previsto en 2018 (2%); un repunte en las exportaciones y el impacto en el consumo de los bonos salariales y sociales otorgados a fin de año.

La mejora que proyecta Hacienda incluye un crecimiento de 4% interanual en el cuarto trimestre de 2019, luego de la recuperación iniciada en el segundo, de la mano de la cosecha. Y también por las mejoras en las jubilaciones, que se darán en marzo y junio.

"2018 terminó menos peor de lo que pensábamos y están creciendo bien las exportaciones", argumentaron fuentes oficiales la mejora respecto de la caída de 0,5% presupuestada. Otro factor fueron "los bonos salariales que adelantaron el aumento salarial". Creen "conservador" el escenario que plantea el FMI, de una caída de 1,7% en 2019.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo en el Foro de Davos: "Argentina tuvo una contracción en 2018, que entendemos de 2%". Y coincidió con el FMI que el PBI crecerá 2,7% en 2020: "Es el resultado de la aceleración de las reformas que implementamos".

Hacienda trata de mejorar las expectativas en un año en que deberá alcanzar el equilibrio primario. En el programa financiero estimó que un crecimiento de 16,3% de las exportaciones será compensado por una baja de 0,9% en el consumo privado, 4,6% en el consumo público, 10,5% en la inversión y 2,7% en las importaciones.

Entiende que el sector agropecuario aportará 1,4% de crecimiento, con un superávit de balanza comercial cerca de los u$s 10.000 millones.

Marcos Buscaglia, socio de Alberdi Partners, dijo que "para crecer 0% se cuenta con la ayuda importantísima de la cosecha. Es temprano para ver si las inundaciones dan un recorte de la producción. El segundo trimestre puede crecer fuerte contra el primer trimestre", dijo. Entiende el superávit de la balanza comercial puede trepar a u$s 10.000 millones, por un alza similar en el valor de la cosecha y un freno en las importaciones de autos y electrodomésticos en la primera parte del año por altos niveles de stock.

Espera un crecimiento anual de 0,5% del PBI. "Tendría que bajar la tasa en el primer trimestre. El salario real está creciendo, las jubilaciones tendrán un ajuste en marzo. Y habrá un aumento real de los sueldos en el sector público provincial en los primeros meses del año, para unos 3 millones de empleados. Las provincias están en una situación financiera holgada y hay elecciones en el segundo trimestre", dijo Buscaglia. Los riesgos a la baja son el fuerte ajuste monetario y la dolarización anterior a las elecciones.

Para Jorge Vasconcelos, vicepresidente del IERAL de la Fundación Mediterránea, el PBI caerá 0,4% este año, con el consumo dejó de caer en enero y le puso un piso a la baja en la actividad y una mejora de las exportaciones, que compensará la caída del 13% de la inversión. "Aún cuando los PPP se recompongan, no por el riesgo país, sino por la capacidad ociosa existente en la mayoría de las industrias".

Según Vasconcelos, "enero muestra los primeros datos de cierta estabilización en el consumo", que se apoya en una desaceleración de la inflación núcleo y un salario que empieza a empatar o sacar una pequeña diferencia a los precios.

Espera un superávit comercial de 7000 a 8000 millones de dólares, debido a una suba de 13% en el volumen de las exportaciones. "Depende de lo que pase con el stock de silobolsas. Si los chacareros deciden reponer los inventarios perdidos en 2018 y no vender toda la cosecha, la reacción de las exportaciones a la cosecha no será proporcional", aclaró Vasconcelos.

Para Fernando Navajas, economista Jefe de FIEL, "este año habrá que ver el crecimiento desestacionalizado, trimestre a trimestre, porque el promedio va a dar mal". Entiende que "apuntar a una vuelta de las jubilaciones y salarios es la contracara de que el tipo de cambio y los precios se tranquilicen".

Para Navajas, en 2019 serán clave "la paz en el mercado laboral, la estabilización de la parte financiera y mejora de las condiciones crediticias y la demanda de bienes durables".